i

i

lunes, 25 de octubre de 2010

FELIZ HALLOWEEN





Como Agamenón y Anfrodisio en "Amnesia",
como Scottie en "El Conejo de la Suerte",
como "la princesa del pueblo" en Bayreuth,
como el chivo químico en la isla Decepción.

Como un perro perdido en el camino,
como una rata en un laboratorio,
como un loro en la luna,
como un gato en la lluvia.

Como un corazón atacado de "Popper",
como una cabeza en el cesto,
como una guillotina desnutrida,
como un cubalibre al despertar sereno.

Como un mechero de propaganda electoral,
en la última roca del K-2,
como un cubilete sin dados,
como un paquete de tabaco empapado,
como el pito 51 de la noche,
como el whisky número 12,
rodeado de cuentachistes y,
cansancio.

Como una madrugada cualquiera,
de un día como otros,
lleno de idiotas que fabrican máquinas,
para hacer chorizos y,
de putas con la persiana bajando,
con un lector de tarjetas de cuando Maricastaña,
detrás de la teta izquierda.

Como un ramo de flores para el muerto,
como una misa para el vivo,
como el "ogro de las drogas" viendo algo de Mercero,
como un tonto oyendo tonterías,
como una puerta sin casa tras ella,
como un buzón sin nombre,
como una carta sin cuerpo,
y un cuerpo sin huesos.

Como una mierda, vamos,
como la Rigby y su vestido,
como de Niro cuando ve al gordito judío,
en lugar de a su hermana,
después de tantos años...

Sí, después de tantos años de "acostarme temprano".

Como dice Agamenón cuando va a por la campana,
"p´alante, siempre p´alante".

Es la verdad.

Si miras para atrás no ves lo que tienes delante.

Si tienes que hostiarte mejor que sea de frente, todavía tenemos ojos.


Para atrás sólo van los cangrejos.


Y no les ha ido demasiado bien que digamos.


Que tengas un buen Jalogüin en el Nirvana.



Contigo me voy, Salander. Me fumo el pito y empezamos a terminar lo nuestro.


2 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.