i

i

domingo, 29 de agosto de 2010

NUESTRA ALEGRE JUVENTUD





La noche estuvo tranquila.

Llegué a casa a eso de las 4 y media, intenté dormir, por segunda noche consecutiva no lo conseguí, y por segunda mañana consecutiva me he ido a caminar mientras amanecía.

El personal anda un poco "ido".

Lo primero que me he encontrado han sido los típicos colgaos de bugas "tóloqueganopáelcoche que lo demás lo paga papi y mami" con la ¿música? a toda hostia, bebiendo y metiéndose rayas; una zorrilla con un cinturón por falda intentaba contornearse al ritmo del ruido. Digo "intentaba" porque ha terminado pegándose una buena hostia ante las risas de sus colegas y mías, supongo que a estas horas algún espermatozoide medio-gilipollas habrá alcanzado su objetivo. No pasa nada, encanto, esta tarde, cuando te despiertes y sientas que te han metido el churro, le pides algo de pasta a papuchi, pillas la pastilla "borrón y cuenta nueva" y asunto controlao. Funcional.

Algunos están dispuestos a lo que sea por ganar un duro.

Al menos tres bares con sus correspondientes terrazas estaban abiertos a las 8 de la mañana. Eso, un domingo, es sinónimo de follón. Efectivamente, un sinnúmero de zombies drogados andaban de voces y desparrame, entre vasos, comiduza y risotadas. Los dueños de esos garitos tienen que ser unos completos imbéciles.
Los dueños de esos garitos son unos completos imbéciles.

El campo de batalla.

Cuando he llegado a la zona donde esos mierdas hacen el botellón me he quedado LOCO. Me lo habían contado, pero yo creía que exageraban; ALUCINANTE.
Un mar, qué digo, un OCÉANO de botellas vacias, vasos de plástico y mierda multiforme se extendía ante mis ojos mientras un ejército de pobres desgraciados iniciaban su tarea limpiadora...me he cagao en la hostia puta.
Que esté uno hecho un cabrón, pagando impuestos hasta por los pensamientos y soportando inspecciones cuarteleras, para que luego quien se forre vendiendo alcohol sean las grandes superficies, "no vendemos alcohol a menores" (ya. Menudos hijos de puta estáis hechos), provocando la ocupación de parques, jardines o lo que sea por manadas de ADOLESCENTES colgados y descontrolados...es para mear y no echar gota. Mierda, destrozos, peleas, urgencias hospitalarias...y nadie hace nada, nadie dice nada. Esto es un puto ESCÁNDALO; mientras los multimillonarios se hacen aún más ricos a costa de la salud de la juventud y del dinero del Estado, los bares, pubs y discotecas se comen los jodidos MOCOS. Puto asco.

Bueno, en fin, qué se le va a hacer...al final he salido por el campiri. Me he puesto la COPE y su "programación socio-religiosa". Es increíble lo que puede lograr la falta de sueño. El inefable Manumari Bru iniciaba su sermón dominical mientras yo iba dando gracias al solecito mañanero. Es patético lo de este tío, de verdad colegas. Cuando ví su foto colgada en internet me dije, "si es que no puedes tener otra cara nada más que esa, cabrón". Es oírlo y calarlo, a mí me recuerda a Berengario, el bibliotecario vicioso. Y este tío es el jefe de la "programación socio-religiosa de la COPE". Mejor no digo más.

En fin, que la mañana estaba estupenda, radiante, luminosa, con un calorcito cojonudo y yo cada vez me sentía mejor, fuerte, sin sueño, despierto; he subido un cerro, me he cruzado con un par de coches con maricas dentro, he llegao arriba, he bajao abajo y un cura dándome la misa por los cascos. Cuando ha llegado la hora de las peticiones ("para que haya pá en el mundo...y tal") he creído estar oyendo el programa electoral de IU. Viejos y viejas pidiendo cosas como los niños a los Reyes Magos. Igual. Ya os digo que me sentía de puta madre y mientras iba escuchando a esas gentes a las puertas de la muerte pedir cosas imposibles, de vez en cuando miraba de reojo al sol, a ese dios, a ese que sale para todos, buenos y malos, y me salía la media sonrisa. Estoy convencido de que quien ve amanecer todos los días, quien adapta su ciclo vital al sol, es una persona feliz, fuerte y segura. Convencido. Cuando he seguido esa regla ha sido cuando mejor me he sentido.

La misa acabó, se dieron la paz y yo me acordé de sus nietos y nietas, metiéndose rayas mientras una lolita con un cinturón por falda se pegaba una buena hostia al emular los movimientos de las "strippers".


Y es que en esta vida hay que ser profesional hasta para mear.


A dormir, que ya es hora.

2 comentarios:

  1. Media un abismo entre ser protagonista de toda esa degradación pasivamente consentida por esta sociedad decadente y verla como espectador.

    Si apenas individualmente podemos hacer poco para corregir el rumbo de estos malhadados tiempos que nos han tocado, al menos no seamos sus protagonistas. Y esto ya es mucho. Primero, para uno mismo; y luego, socialmente, si todos hicieran esto mismo, se acabaría el problema.

    Ánimo, Kufisto. En la medida que vayas pudiendo, no cejes en tu esfuerzo de poner distancia con ese mundo de la desesperación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Te diré que si media...

    Gracias por tu comentario y por tus deseos, que son los míos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.