i

i

martes, 14 de enero de 2014

AUTOPISTA HACIA ALGO




Fue bajarme del coche y las nubes empezaron a chispear como si yo fuera un grifo de agua corriendo. Pero sólo estaba empezando a caminar, tanto que aún no había tenido tiempo para taparme los oídos. Miré hacia arriba, hacia el cielo cubierto, y viendo sus malas ideas de diferentes tonos oscuros recordé la gran bandeja del festín de Saló. Regresé sobre mis pocos pasos y me pareció increíble haber llegado tan lejos.

Por un momento pensé en ir a casa a por el paraguas, pero enseguida deseché tan tonta idea. Y no sé como, sin venir a cuento, determiné que era el indicado para ir hasta Tomelloso: hacía cinco años que no salía del radio del pueblo.

Apenas había entrado en la carretera cuando quité Radio Clásica (hay música para andar y música para correr, que diría Salomón) y metí a los Beatles que ya estaban dentro, cosa de la que ya empiezo a estar un poco cansado; de hecho, mientras iba con ellos hacia la casa de mis padres para celebrar la última noche del último año muerto, decidí que ya había sido suficiente, que ya iba siendo hora de cambiar de onda, pero...me olvidé. Bueno, no, no me olvidé: volví a dejarlo estar. Los brindis todavía estaban demasiado frescos.

A veces uno encuentra el porqué cuando ya tiene la misma importancia que el último condón de la orgía; pero no por ello deja de ser curioso como los motivos mueven a tus actos tal que si no fueras más que un trozo de madera del retablo de maese Pedro sin Quijote alguno entre la concurrencia.

- ¿Cuantos kilómetros tiene tu coche? -me preguntó mi padre el otro día.
- Veinticinco mil y pico -le respondí. Precisamente esa mañana le había echado el ojo bueno.
- Joder...-contestó como si le hubiera pedido un chupito de avellana sin alcohol.

"Cinco mil en cinco años...mil por año...menos de tres al día...hostia puta...ni mi abuela"

Casi nunca me han gustado los coches, pero cuando los conduzco en una carretera abierta son como la cuarta copa. Ya más la tercera. O la segunda. Según lo que lleve en el estómago. Pero el pie derecho, si no te pide la imposible sexta, todavía anda cómodo con su quinta.

Miré el reloj cuando vi la desviación del regreso.

Y me pareció increíble que ya estuviera tan cerca.

Sonaba Algo

El cielo estaba tan lleno de mierda que parecía a punto de reventar.


105 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Pero bueno!!!
    Pedro en plan la CIA de Homeland!!!
    :-D

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Sí, yo también lo he hecho justo al ver que lo habías hecho tú. Es mejor así, que nunca se sabe.

    ResponderEliminar
  10. Ya que pones el Abbey Road, pues habrá que recordar esta foto:

    http://blog.ourstage.com/wp-content/uploads/2011/06/RHCP-Abbey-Road.jpg

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y estos últimos los quitaré en cuanto quitéis los vuestros.

      Eliminar
  12. Joder, no os volváis locos, coño.

    ResponderEliminar
  13. Además que no lo habéis leído bien.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que noooo...

      Léelo bien, que no digo nada.

      Eliminar
  15. Entonces el Nabo era por Nabokov, para que quede constancia.

    ResponderEliminar
  16. Me voy a dormir.

    Y tranquilos, que controlo.

    Buenas noches, amigos.

    ResponderEliminar
  17. Kufisto, borra lo mío, que no me sale la opción de borrar mis mensajes.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  18. Por la cantidad de comentarios borrados podría decirse, parafraseando el título del post, "Comentarios sobre algo".

    Bueno, y yo que no voy borrar este, no sé muy bien qué decir. Cinco años sin salir del pueblo... Caramba. Ciertamente coges poco el coche. Oye, haces bien. Si no sientes necesidad de moverte...

    ResponderEliminar
  19. Tres días sin un mensaje: ¿os pasa algo?

    A ver si os animo un poco.

    Estoy en racha. Kufisto, tan seguro estoy de que superarás a Borges como de que yo le llegó ya a Lope lo menos a las corvas. Ahí va un ejemplo:

    ¿Para qué, a tantas bellas, alabanzas?,
    ¿para qué sublimar sus lindos ojos,
    su napia, su mentón, sus labios rojos
    y el pequeño agujero de sus panzas?,

    ¿para qué reprocharles sus tardanzas
    en consolar, piadosas, mis despojos?,
    ¿para qué introducir mil trampantojos
    al narrar de mi amor las malandanzas?,

    ¿para qué de mi musa tantos frutos
    en que las equiparo con cometas?,
    ¿para qué corregir anacolutos

    si sus favores dan siempre a los brutos,
    pues es costumbre vieja entre coquetas
    yacer con brutos, desdeñar poetas?

    Ahí queda eso.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  20. Luis, no estoy de acuerdo, pues incluso en estas letras algo de poesía hay, aunque un tanto bruta. A estos "poetas" ellas no los desdeñan:

    http://www.youtube.com/watch?v=q76ZvI5ejXk&feature=youtu.be

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray, es que a mí lo fino me puede. De verdad que sí.

      Eliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oswald

      Pues sí que parece de un autor del XVII. Y vividor, como Lope.

      Eliminar
  22. Has teñido de rojeces
    mis dos cándidas mejillas
    con esas zafias coplillas
    de esos maños tan soeces.

    Por esas rimas raheces
    mi pudor yace hecho astillas:
    una tunda en las costillas,
    Doiraje, tú te mereces.

    ¿No sabes que en mí se cela,
    tras facha de hombre maduro,
    el corazón casto y puro

    de una ingenua damisela
    que, eso sí, al ponerse duro
    su cipote, se lo pela?

    Oswald.

    ResponderEliminar


  23. Provincia de Ávila. San Bartolome de Pinares

    Luminarias 2013

    https://www.google.es/search?q=san+bartolome+de+pinares+luminarias+2013&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=4XneUrXNHKS50QWOpYFI&ved=0CAcQ_AUoAQ&biw=1024&bih=550

    ResponderEliminar
  24. Les fabes y la conquista del cosmos


    https://www.youtube.com/watch?v=XOmsd54BICk

    ResponderEliminar
  25. Acabo de encontrar el "francomodín":

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/politica/246814-cuba-par-de-cosas-que-gente-no-de-cuba-4.html#post9618300

    ResponderEliminar
  26. Sí, hombre, el famoso francomodín. Muy bueno.

    Ayer por la noche puse Interconomía TV y etaban retransmitiendo la programación de RT, igual que hasta hace 5 minutos. Soprendente. O no, porque de Intereconomía uno ya puede esperarse cualquier cosa. Porque lo de pasar de emitir el programa de Losantos a RT tiene guasa.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  27. http://thechive.files.wordpress.com/2011/12/gifs_061.gif

    ResponderEliminar
  28. Hoy en el Vaticano, segundos después de que un niño y una niña que acompañaban a Paquirri I lanzaran sendas palomas al aire como ofrenda a la paz en el mundo:

    http://i.huffpost.com/gadgets/slideshows/334782/slide_334782_3358985_free.jpg?1390743483879

    Ni Roger Corman lo hubiera pensado mejor.

    ResponderEliminar
  29. ¿Por qué los viejos huelen tan mal?

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/guarderia/501347-que-viejos-huelen-tan-mal.html

    ResponderEliminar
  30. He puesto una gilipolladita en el hilo, priede.

    ResponderEliminar
  31. Imagino que mucha gente mayor hoy en día se lavará lo mínimo, porque no está la cosa como para gastar agua y gas, además de que muchos ayudarán a sus hijos parados o que incluso viven con ellos. Vamos que son poco liberales porque no creen en la libertad.

    ResponderEliminar
  32. En la Burbuja hay uno que se llama I. de A. que le vi escribir en alguno de los blogs de Moa y parece interesante. En este hilo discute con algunos liberales "austriacos". De aquí en adelante:

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/500733-sera-liberalismo-camino-equivocado-11.html#post10844545

    Por cierto, anoche leyendo algún hilo, arrekarallo decía que había nacido unos años después de morir Franco. Pues yo pensé que sería algo más viejo, de cuarenta o más, y debe de ser más o menos como yo.

    ResponderEliminar
  33. Esto me ha dejado flipado, Oswald. Mira y compara:

    http://i266.photobucket.com/albums/ii273/photojonny2007/FinalShot.jpg

    http://th01.deviantart.net/fs71/PRE/f/2010/188/8/f/Vintage_Baphomet_Illustration_by_HauntingVisionsStock.jpg

    ResponderEliminar
  34. Siempre me llamó la atención tanto la persistencia en mostrarnos esa foto como la postura de Nicholson; por no decir la composición, tan anti-kubrickiana.

    Creo que era un genio, uno de los grandes, de los más grandes. Y no sólo del cine.

    Algunos lo vemos desde siempre, como Torrance, y como él no somos tontos pero tampoco demasiado inteligentes, pero nos gusta mucho sin saber enteramente el porqué, tan claro con la mayoría de las cosas que nos agradan.

    Yo creo que este tío no hizo nada que no estuviera planeado al milímetro, como buen ajedrecista que fue.

    De verdad que me quedo loco con él.

    Voy a ver alguna suya.

    ResponderEliminar
  35. Estaba al tanto, eso parece claro.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  36. Joer, Kufisto.....yo tengo hechos 276.000 Km a mi coche. Si que he pateado con él. Desde el tema de las torres gemelas, 11S. No se me olvida ese día. Compré mi coche mientras en NY y USA se armó la ostia puta. Empezaba la nueva era. ¡¡Y ahí está!!...hecho un pincel....mi coche, digo. Él si que sabe cuántos años tiene. Yo perdí la cuenta cuando acabé de pagar el préstamo.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  37. Sergio:

    En uno de esos comentarios de la burbuja, uno contesta que donde se ha aplicado el liberalismo, Suiza y Singapur, ha funcionado y van muy bien. Si, sobre todo en Suiza. Por eso se están blindabdo contra uno de los ideales del liberalismo que es la libre circulación de personas. Entre otras medidas protectoras. Pero en fín. No quiero traer aquí lo que ya aburre en el otro blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en lo que se refiere a la circulación de personas son de lo más liberal, porque les forzaron a firmar el Tratado Schengen bajo amenaza de ser marginados en el comercio.

      En Suiza se pagan unos impuestos de órdago, claro que una vez pagados les queda mucho dinero en la cartera. Pero también el coste de vida es muy alto. La protección del Estado es enorme. Debaten ahora si poner una renta básica de 1.500 euros para cada suizo. Ese tío no sabe de lo que habla.

      Hay gente que asocia baja intervención del Estado con prosperidad, y no es así. Más bien al contrario: es indisociable el Estado de la economía en Japón, Alemania, EEUU, Gran Bretaña, Suecia, Dinamarca, Francia. Es en los países pobres donde el Estado solo existe como policía. Si el Estado franquista no hubiese invertido en siderurgia, naval, automoción, etc. nadie lo habría hecho. Lo mismo en esos países que he citado.

      El liberalismo es un puro mito, ya lo decía Franco. Se predica el liberalismo hacia fuera, como hacía GB y EEUU, pero hacia adentro ponen todos los aranceles que les venga bien. Aparte del uso de la cañonera y ahora de los portaaviones cuando no aceptas sus condiciones.

      Y ya se ha venido abajo definitivamente toda la mentira que nos hacían creer (salvo en los anglómanos y papanatas) cuando hemos descubierto el sistema piramidal que ha estado financiando el mito de los anglómanos, EEUU. Y que continúa. De liberalismo nada: imprimir billetes a mansalva para cubrir el déficit comercial y fiscal y o los aceptas o te bombardeo.

      Aman compulsivamente a los EEUU, pero se niegan a reconocer que esa economía financiarizada de estafa piramidal es la que ha sostenido a sus amados EEUU y a GB. Observo que esos soplapollas anglómanos de LD ya no se refieren a nuestro país como PIG. Seguro que ven a Max Keiser y se están dando cuenta de la estafa en la que han estado. Pero la ideología es fuerte y el salario de ejercer de liberal mucho más, así que callan como putas en lo que se refiere a la economía de esos países mientras continúan lacerando a los políticos españoles, que no hacen otra cosa que seguir los dictados de la Troika (FMI, UE, BCE). ¿Por qué eso perioputas liberales no son más cr´ticos con sus ídolos, cuando resulta que son ellos quienes nos obligaron a salvar bancos en quiebra para así mantener su sistema financiero a salvo? Ca. No se toca ni a Israel ni a EEUU. La culpa,según ellos, es nuestra porque somos un pigs. Esa es la mierda de la derecha liberal. De la derecha conservadora, esto (os recomiendo encarecidamente este portal):

      http://www.espiaenelcongreso.com/2014/01/27/rajoy-ha-hecho-millonarios-32-parientes-y-amigos-gallegos-todos-los-nombres/

      Eliminar
  38. Aquí tenéis más:

    http://www.espiaenelcongreso.com/2013/09/18/la-censura-mediatica-silencia-que-3158-espanoles-se-suicidan-por-la-crisis-119-de-ellos-por-desahucios/

    http://www.espiaenelcongreso.com/2013/12/20/irene-lozano-upyd-que-ternura-ese-aznar-junior-haciendo-sus-pinitos-en-las-artes-mafiosas-del-chantaje-y-la-extorsion/

    http://www.espiaenelcongreso.com/2013/11/27/borrell-se-jubila-pero-desvela-que-los-catedraticos-en-espana-solo-trabajan-4-horas-a-la-semana-y-cobran-5000-euros-al-mes/

    http://www.espiaenelcongreso.com/2014/01/15/el-jefe-de-la-vieja-guardia-felipe-gonzalez-antes-de-hacerse-rico-pedia-echar-todo-el-aparato-del-psoe-y-elegir-nuevo-lider/

    ResponderEliminar
  39. Hegemon, Pedro: sí, así es, pero necesitan mantener encendida la llama de la ideología para autoconvencerse ellos mismos de que todo va bien y que no es culpa de los suyos. Son tan propagandistas como los que más, como sus supuestos archienemigos los marxistas u otros. El tal I. de A. les contesta bastante bien.

    Luego echo un vistazo a esos enlaces. Gracias.

    Por cierto, en la Burbuja, ¿el tal "Jesus lo dijo" es un predicador o algo? jaja. Me suena a esos que se suben a una mesa y empiezan a hablar y a gritar sobre que llega el fin del mundo.

    ResponderEliminar
  40. Jesús lo dijo es como Nazarin, de Buñuel. Como un ermitaño pasado de vueltas. Está como una regadera. Quizá por eso cae bien a la peña. A mí también. Ya lo han baneado varias veces, creo. Ahora está baneado hasta el día 30. Creo que por esto:

    si me banean por esto sereis unos cobardes desquiciados como los que indirectamente simparizan con el islam,
    los que me banean por esto son o seran en caso tal, unos bastardos hijos de puta maricones vendidos a la cabra, mereceran solo que los quemen y que sea para siempre destruida su inteligencia!


    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/temas-calientes/501502-malditos-musulmanes-anticristos-tan-desgraciadamente-y-enfermamente-coran-maldito-siempre-mierda.html

    ResponderEliminar
  41. Es que alguna vez he caído en algún mensaje suyo y no me entero de nada, es muy surrealista. El otro día creo que en uno decía que se acostó con una mujer en la playa o algo así.

    ResponderEliminar
  42. Pues el hijo de Aznar escribe en La Razón. Muy patriotas ellos. De la Patria del billete, por supuesto.

    ResponderEliminar
  43. Jesus lo dijo (también conocido como Jesús lol dijo; lol=lot of laughs, o sea risas a cascoporro) es un crac, hombre. Memorable cuando en un hilo cuyo título era "¿quién manda realmente en EE.UU?" respondió con una sola palabra: Satán.

    Sergio, en La Razón escribe o escribía hasta César Vidal. Lo de Marhuenda es muy grave; ¿nadie en el PP se da cuenta de que ese hombre les quita votos?

    Oswald.

    ResponderEliminar
  44. ¿Siguen en Intereconomía conectados a RT?

    ResponderEliminar
  45. No. Lo de conectar con RT a lo mejor es sólo los fines de semana.
    Hoy a las 9 ponen un documental sobre el 11-S. Oficialista supongo, aunque con esta gente nunca se sabe.

    Ahora están poniendo un documental sobre la perseucución religiosa en los países musulmanes y acaban de decir que en Irán unos cristianos evangélicos fueron amenzados de muerte por la policía. Lo que no dicen es que seguramente les amenazaron por ser evangélicos (y lo que eso supone políticamente, Vidal y tal) y no por cristianos, de hecho en el parlamento iraní los cristianos tienen asegurada la representación, pero eso no lo dicen, claro.

    Ahora este documental sobre la persecución religiosa islámica y a las 9 el del 11-S: es como si quisieran compensar a la audiencia por lo de RT, no sé.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  46. Por cierto, Priede, puedes ver Intereconomía TV por internet:

    http://www.intereconomia.com/ver-intereconomia-tv

    Oswald.

    ResponderEliminar
  47. Parece que PJ deja la dirección de El Mundo:

    http://ecoteuve.eleconomista.es/ecoteuve/prensa/noticias/5499463/01/14/Pedro-J-Ramirez-dejaria-manana-la-direccion-de-El-Mundo-con-una-indemnizacion-millonaria.html

    Oswald.

    ResponderEliminar
  48. Luis:

    "Sergio, en La Razón escribe o escribía hasta César Vidal. Lo de Marhuenda es muy grave; ¿nadie en el PP se da cuenta de que ese hombre les quita votos?"

    Sí, Vidal sigue.

    Lo de Marhuenda es una verguenza, menudos avispados estos de la derecha. Tanta economia y luego nula "visión de mercado".

    ResponderEliminar
  49. ¿Queréis ver la modernidad del PP en qué consiste? Lo acaban de colgar en un hilo que he abierto hace unos minutos:

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/502289-endesa-prescinde-de-aznar-lobbista-tenerlo-nomina-ultimos-tres-anos.html#post10871031

    ResponderEliminar
  50. No sabía que Luis Aragonés estuviese enfermo. Siempre me cayó muy bien, un tío con un par. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  51. http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/502825-sanidad-debe-negocio-libre-y-lucrativo.html

    Lo de esta gente razonando siempre según la maravillosa teoría económica da escalofrios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/502825-sanidad-debe-negocio-libre-y-lucrativo-10.html#post10894952

      Eliminar
  52. Sergio, creo que nadie fuera de su ámbito privado sabía que Luis estaba gravemente enfermo. Él y su familia lo han ocultado discretamente hasta el final.

    Descanse paz el Sabio de aquí (yo le llamo así desde que vivo en Hortaleza y si me refiero a él cuando estoy en casa, como ahora, o en el barrio).

    Oswald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era maníaco-depresivo. Probablemente por genética. Su mujer protestó cuando lo nombraron seleccionador, porque decía que esa tensión lo acabaría destrozando. (Llevaba así décadas). En una entrevista de hace bastantes años, cuando era entrenador del Barça, contaba que él asumía su mal, que era un enfermedad con la que nació y que tenía que gastarse así. Era sabido de todos que cuando caía en un bajón muy fuerte, se gastaba millonadas en los casinos.

      Su padre era ferroviario y Luis contaba que cuando era niño su casa siempre estuvo abierta a todo el mundo. Decía que allá por los años cuarenta al sentarse a comer siempre había en la mesa personas del barrio necesitadas, sobre todo niños, y que como en su casa había comida suficiente siempre llevaban a alguien a comer.

      Eliminar
  53. Luis para mí es uno de los personajes principales que poblaron mi infancia. Hace unos días hablaba aquí de Los chiripitifláuticos. El Atlético de Madrid es la otra gran referencia. El Atlético para mí más imborrable, mi Atleti, es el de Adelardo, Melo, Calleja, Irureta, Rodri, Orozco, Gárate, Jayo, Ufarte... Y, por supuesto, Luis, "zapatones". Muy pocos tiraban las faltas como él. Del que José Mª García decía que ni la Gillette podía con él, haciendo alusión a su barba cerrada y a la dureza de su carácter.

    Sí, era maníaco-depresivo o bipolar, como diríamos ahora. Sus altibajos eran notables. Cuando se le olvidaba la medicación o se hartaba de ella, nos enterábamos todos. Recuerdo una vez que firmó una renovación de lo más ventajosa para seguir entrenando al Atleti, y dos días antes de empezar la temporada dice que no, que no se sentía capacitado, que quería marcharse y que le dejaran en paz. Tuvo que ser el mismísimo presidente del club, en un derroche de paciencia y comprensión, el que le convenciera con afecto para que aceptara seguir (también, claro, el que los doctores volvieran a controlarle la medicación). Luego, habiendo ganado la Eurocopa de 2008, y habiendo construido por completo la selección que él forjó y la concepción de juego que la ha hecho grandiosa hasta hoy, decide no renovar como entrenador e irse a Turquía, ¡con 70 años!, a entrenar al Galatasaray. Si él hubiera seguido, hubiera sido él el que hubiera levantado la Copa del Mundo, como reconoce Del Bosque.

    Pero todos esos vaivenes no le impidieron ser un buen hombre, íntegro, capaz y para el fútbol, un enorme profesional, extraordinario como jugador y como entrenador. Descanse en paz este ídolo de mi infancia que, incluso muchos años después, siguió impresionándome.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora, repasando su vida por Internet, veo que el club que entrenó en Turquía no fue el Galatasaray, sino el Fenerbahce. Corregido queda.

      Eliminar
  54. Doiraje, al Betis en los 80 le hizo lo mismo: firmó el contrato de entrenador y justo antes de empezar la pretemporada dimitió porque le volvió a dar la "pájara".

    Cuando Gil llegó a la presidencia, con Luis de entrenador, era inevitable el choque de trenes. A los cinco minutos, y no es una frase hecha, se estaban tirando los trastos a la cabeza en aquella famosa reunión en que Luis cogió por las solapas a Gil...¡a Gil!

    Lo de Luis y el juego ha sido como lo del rey y sus amantes: algo que siempre se decía en privado pero nunca o casi nunca en público.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  55. Luis, pues mira, tengo un hermano mayor viviendo precisamente en Hortaleza.

    Otra cosa de Luis Aragonés es que era muy amigo de Di Stefano, creo que le admiraba.

    Doiraje, me ha gustado tu comentario.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  56. ¿En qué parte de Hortaleza vive tu hermano, Sergio?, yo vivo en Parque de Santa María.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  57. Luis, perdona, no es Hortaleza sino Fuencarral, estoy tonto. Me ha pasado como con la calle Fuencarral y Hortaleza, que siempre las confundo y me ha debido pasar lo mismo. También tengo otro hermano en San Chinarro. Pero ya que dices lo de Parque de Santa María, tuve una compañera de trabajo que vivía ahí y recuerdo estar en su casa que quedaba cerca del metro, en un edificio grande y alto con varios portales en Santa Virgilia, con un parque justo en frente, pero apenas conozco la zona. Yo sin embargo como dije vivo cerca del Calderón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo paraba en un piso justo enfrente de SEUR, un edificio que hace esquina, tenía un bar abajo, no me acuerdo del nombre, y una video-club. Bajando la calle, SEUR al otro lado, a mano izquierda te encontrabas unas pistas deportivas, sino recuerdo mal. Enfrente estaba el súper donde alguna que otra mañana compraba la comida que les preparaba a aquellas...en fin.

      Eliminar
  58. Un abrazo, Sergio.

    Parece que todos hemos estado relacionados con Hortaleza de un modo u otro. Yo trabajé como voluntario de Cáritas durante seis años en el Arciprestazgo de S. Matías, sito en la Plaza de la Iglesia, en una zona en la que todas las calles colindantes tenían nombre de mares y de ciudades hispanoamericanas.

    ResponderEliminar
  59. Mar de Kara, Mar de Aral, Mar Menor, Bucaramanga...creo que más que nombres de ciudades hispanoamericanas son colombianas, en concreto.
    Yo nunca había estado en Hortaleza hasta 2001 (mi odisea, ese año, fue suburbial), cuando vine a vivir aquí. En una gran ciudad puedes vivir toda la vida sin conocer nunca muchos de sus barrios. ¿Qué se me ha perdido a mí en Usera, pogamos por caso?

    Sergio, cuando yo tenía unos 12 años un amigo del colegio me invitó a su cumpleaños, en su casa (entonces los niños celébramos los cumpleaños en casa, no en McDonalds). ¿Dónde vives?, le pregunté, en Fuencarral, pensé que era la calle y resultó que era el barrio, que yo por supuesto no conocía y que entonces estaba donde Cristo dio tres las voces (bueno, y ahora también).

    Oye ¿a ti Sanchinarro no te recuerda a los desolados pueblos desérticos de las películas del Oeste?, aunque bueno, al lado de Las Tablas Sanchinarro es Calcuta.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  60. Me he cenado hace un rato un filetazo de buey de medio kilo sin más acompañamiento que unos espárragos verdes. Estoy ligero como una libélula.

    Viva la madre que parió a Arrekarallo.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  61. Oye Luis, eres de cenar pronto, como en mi casa.

    Sí, lo de San Chinarro es muy... desangelado. Apenas hay gente en la calle y comercios muy pocos. De hecho, el calor es más frío allí. Hace un par de años que no voy por casa de mi hermano...

    Mi hermano me cuenta que hay bastantes robos y aparte recuerdo que hace un año me enteré de que encontraron un cuerpo descuartizado no sé si en un piso o en la basura. Lo de Eurovegas pegaba allí para darle más "vidilla".

    ¿Qué pasa con Arrekarallo?

    ResponderEliminar
  62. No, es que lo de la dieta cárnica es la "paleodieta" que defiende Arrekarallo en Burbuja a capa y espada.

    Hace unos meses fue muy sonado el asalto de la policía a un piso en Sanchinarro ocupado por narcos sudamericanos, en el que uno de los delincuentes consiguió escapar y fue perseguido durante varios días.

    Oswald.

    ResponderEliminar
  63. Hablando de Sanchinarro, su parecido con el oeste y la delincuencia:

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/503741-detroit-24-de-madrilenos-vive-barrios-vulnerables-al-borde-de-exclusion-social-y-economica.html

    ResponderEliminar
  64. (I)

    Tres días de vendaval [The Three Days Blow]

    Ernest Hemingway

    La lluvia escampó cuando Nick dobló para enfilar el camino que atravesaba el huerto. Ya habían recogido la fruta, y el viento de otoño soplaba entre los árboles pelados. Nick se detuvo y tomó una manzana Wagner del suelo, a la orilla del camino, reluciente en medio de la hierba marrón debido a la lluvia. Se metió la manzana en el bolsillo de su gruesa chaqueta Mackinaw.
    El camino salía del huerto y llegaba hasta lo alto de la colina. Allí estaban la cabaña, el porche austero, el humo que salía de la chimenea. Detrás estaban el garaje, el gallinero y el segundo renuevo del año de los árboles madereros, que formaban una especie de seto contra el bosque de atrás. Los grandes árboles se mecían al viento en la lejanía. Era la primera tormenta de otoño.
    Mientras Nick cruzaba el campo abierto que quedaba por encima del huerto, la puerta de la cabaña se abrió y salió Bill. Se quedó en el porche con la mirada perdida.
    —Bueno, Wemedge (1) —dijo.
    —Hola, Bill—dijo Nick, subiendo los escalones.
    Se quedaron el uno junto al otro, mirando el paisaje, el huerto que quedaba al otro lado del camino, los campos más bajos y el bosque desde la punta hasta el lago. El viento soplaba directamente sobre el lago. Veían la espuma que se formaba en la punta de Ten Mile.
    —Cómo sopla —dijo Nick.
    —Soplará así durante tres días —dijo Bill.
    —¿,Está tu padre en casa? -dijo Nick.
    —No. Ha salido con la escopeta. Entra.
    Nick entró en la cabaña. En el hogar había un buen fuego. El viento lo hacía rugir. Bill cerró la puerta.
    —¿,Quieres un trago? —dijo.
    Fue a la cocina y volvió con dos vasos y una jarra de agua. Nick tomó la botella de whisky del estante que había sobre la chimenea.
    —¿Así está bien? —dijo.
    —Así. —dijo Bill.
    Se sentaron delante del fuego y bebieron whisky irlandés con agua.
    —Tiene un gusto ahumado buenísimo —dijo Nick, y miró el fuego a través del vaso.
    —Es la turba —dijo Bill.
    —La turba no se puede convertir en licor —dijo Nick.
    —No hay diferencia -dijo Bill.
    —¿Has visto turba alguna vez? —preguntó Nick.
    —No —dijo Bill.
    —Yo tampoco -dijo Nick.
    Sus zapatos, muy próximos al fuego, comenzaban a echar vapor.
    —Será mejor que te quites los zapatos —dijo Bill.
    —No llevo calcetines.
    —Quítatelos y sécalos. Te traeré unas medias -dijo Bill. Fue al piso de arriba, entró en el desván, y Nick lo oyó caminar sobre su cabeza. El piso de arriba, debajo del tejado, estaba abierto, y era ahí donde Bill y su padre, y también Nick, dormían a veces. Al fondo había un vestidor. Movían los catres para apartarlos de la lluvia y se tapaban con telas impermeables.

    ResponderEliminar
  65. (II)

    Bill bajó con un par de gruesas medias de lana.
    —Ya no es tiempo de andar por ahí sin calcetines -dijo.
    —No me gusta volver a ponérmelos —dijo Nick. Se puso los calcetines y se dejó caer en la silla, colocando los pies sobre la pantalla que había delante del fuego.
    —Vas a abollar la pantalla —dijo Bill. Nick retiró los pies y los puso a un lado de la chimenea.
    —¿Tienes algo para leer? —preguntó.
    —Solo el diario.
    —¿Cómo les fue a los Cards?
    —Perdieron dos partidos seguidos con los Giants.
    —Debió de ser muy fácil para ellos.
    —Para ellos no es nada —dijo Bill—. Mientras McGraw pueda seguir comprando a todos los buenos jugadores de la liga, no hay nada que hacer.
    —No puede comprarlos a todos —dijo Nick,
    —Compra todos los que se le antoja —dijo Bill—. O hace que estén descontentos para que tengan que vendérselos.
    —Como Heinie Zim —aprobó Nick.
    —Ese tonto le vendrá muy bien.
    Bill se levantó.
    —Sabe batear —sugirió Níck. El calor que llegaba del fuego le cocía las piernas.
    —También es un buen jugador de campo —dijo Bill—. Pero ha perdido partidos.
    —A lo mejor para eso lo quiere McGraw —sugirió Nick.
    —A lo mejor.
    —Siempre hay más de lo que sabemos -dijo Nick.
    —Por supuesto. Pero para vivir tan lejos estamos bastante bien informados.
    —Y si no ves los caballos te es más fácil elegirlos.
    —Así es.
    Bill bajó la botella de whisky. Su manaza la abarcó por completo. Sirvió en el vaso que Nick le tendió.
    —¿Cuánta agua?
    —La misma.
    Se sentó en el suelo junto a la silla de Nick.
    —Me gusta cuando llegan las tormentas de otoño, ¿y a ti? -dijo Nick.
    —Es muy bueno.
    —La mejor época del año —dijo Nick.
    —¿No sería horroroso vivir en la ciudad? -dijo Bi!l.
    —Me gustaría ver la Serie Mundial -dijo Nick.
    —Bueno, ahora son siempre en Nueva York o Filadelfia -dijo Bi!l—. O sea, que nos iba a dar igual.
    —¿Crees que los Cards ganarán alguna vez el campeonato?
    —No mientras vivamos -dijo Bill.
    —Caramba, se volverían locos —dijo Nick.
    —¿Te acuerdas de cuando les iba tan bien, antes de tener el accidente de tren?
    —¡Chico! —dijo Nick al recordarlo.
    Bill extendió el brazo para tomar el libro que estaba sobre la mesa debajo de la ventana. Estaba boca abajo, tal como lo había dejado al salir a abrir la puerta. Sostuvo el vaso con una mano y el libro con la otra, recostándose contra la silla de Nick.
    —¿Qué lees?
    —Richard Feverel.(2)
    —No pude con ella.
    —No está mal -dijo Bill—. No es un mal libro, Wemedge.
    —¿Qué más tienes que no haya leído? —preguntó Nick.
    —¿,Has leído The Forest Lovers?(3)
    —Sí. Aquel en que todas las noches se meten en la cama con la espada desenvainada entre ellos.
    —Ese es un buen libro, Wemedge.

    ResponderEliminar
  66. (III)

    —Es un libro de primera. Lo que nunca entendí es qué hacía allí la espada. Tendría que estar siempre con el filo vertical, porque si quedaba plana podrías rodar encima de ella como si tal cosa.
    —Es un símbolo -dijo Bill.
    —Claro —dijo Nick—, pero no es práctico.
    —¿Has leído Fortitude?
    —Está bien —dijo Nick—. Eso es un libro de verdad. Es ese en el que su viejo le va detrás todo el tiempo. ¿Tienes alguno más de Walpo1e?(4)
    —The Dark Forest -dijo Bill—. Es sobre Rusia.
    —¿Y qué sabe él de Rusia? —preguntó Nick.
    —No lo sé. Con estos tipos nunca se sabe. A lo mejor estuvo allí de joven. El tipo tiene un montón de información.
    —Me gustaría conocerlo —dijo Nick.
    —A mí me gustaría conocer a Chesterton —dijo Bill.
    —Ojalá estuviera ahora aquí —dijo Nick—. Mañana lo llevaríamos a pescar al Voix.
    —Me pregunto si le gustaría ir a pescar -dijo Bill.
    —Claro -dijo Nick—. Debe de ser el tipo más formidable que existe. ¿Te acuerdas de Flying Inn?
    —«Si un ángel del cielo te trajera otras cosas para beber, le agradecerías sus amables intenciones; e irías y las vaciarías bajo la sentina.» (5)
    —Está bueno —dijo Nick—. Supongo que es mejor persona que Walpole.
    —Oh, ya lo creo, eso seguro —dijo Bill—. Pero Walpole es mejor escritor.
    —No lo sé —dijo Nick—. Chesterton es un clásico.
    —Walpole también es un clásico —insistió Bill.
    —Ojalá estuvieran los dos aquí -dijo Nick—. Mañana los llevaríamos a pescar al Voix.
    —Vamos a emborracharnos —dijo Bill.
    —De acuerdo —asintió Nick.
    —A mi viejo no le importará —dijo Bill.
    —,Estás seguro? -dijo Nick.
    —Lo sé -dijo Bill.
    —Ya estoy un poco borracho —dijo Nick.
    —No estás borracho —dijo Bill.
    Se levantó del suelo y tomó la botella de whisky. Nick le tendió su vaso. Tenía los ojos fijos en él mientras Bill le servía.

    ResponderEliminar
  67. (IV)
    Bill le llenó el vaso hasta la mitad.
    —Ponte el agua que quieras —dijo—. Solo queda para otro trago.
    —¿No tienes más? —preguntó Nick.
    —Hay mucho más, pero mi padre solo quiere que beba del que ya está abierto.
    —Claro —dijo Nick.
    —Dice que abrir botellas es lo que te convierte en un borracho —explicó Bill.
    —Es verdad —dijo Nick. Estaba impresionado. Nunca había pensado en ello antes. Siempre había creído que lo que te convertía en un borracho era beber solo.

    —¿Cómo está tu padre? —preguntó respetuosamente.
    —Está bien —dijo Bill—. A veces se le va un poco la cabeza.
    —Es un buen tipo —dijo Nick. Se puso agua en .el vaso con la jarra y la mezcló lentamente con el whisky. Había más whisky que agua.
    —Puedes estar seguro de que sí —dijo Bill.
    —Mi viejo también es un buen tipo —dijo Nick.
    —Seguro que sí —dijo Bill.
    —Dice que nunca ha tomado una copa en su vida —afirmó Nick, como si anunciara un hecho científico.
    —Bueno, es médico. Mi viejo es pintor. Es diferente.
    —Se ha perdido muchas cosas —dijo Nick con tristeza.
    —Nunca se sabe —dijo Bill—. Todo tiene sus compensaciones.
    —Es él quien dice que se ha perdido muchas cosas —confesó Nick.
    —Bueno, mi padre ha tenido malas épocas —dijo Bill.
    —Todo tiene sus compensaciones —dijo Nick.
    Se quedaron mirando el fuego y meditando esa profunda verdad.
    —Voy a buscar leña al porche de atrás —dijo Nick. Al mirar el fuego había observado que se estaba apagando. También deseaba demostrar que aunque bebiera era capaz de mantener su sentido práctico. Aun cuando su padre nunca hubiera tomado una gota, Bill no iba a conseguir emborracharlo antes de estar él mismo borracho.
    —Trae un trozo bien grande de haya —dijo Bill, que también quería demostrar que no había perdido su sentido práctico.
    Nick entró con el tronco por la cocina, y al pasar derribó una olla de la mesa. Colocó el leño en el suelo y recogió la olla. Contenía damascos secos en remojo. Levantó meticulosamente los damascos del suelo, algunos habían rodado bajo el fogón, y volvió a colocarlos en la olla. Le echó un poco más de agua del cubo que había junto a la mesa. Estaba muy orgulloso de sí mismo. Había actuado con un gran sentido práctico.
    Entró cargando el leño y Bill se levantó de la silla y le ayudó a ponerlo en el fuego.
    —Un tronco de primera —dijo Nick.
    —Lo he estado guardando para el mal tiempo —dijo Bill—. Un tronco como este arderá toda la noche.
    —Así quedarán brasas para encender el fuego por la mañana —dijo Nick.
    —Tienes razón -dijo Bill. Procuraban hablar con la máxima seriedad.
    —Tomemos otra copa -dijo Nick.
    —Creo que hay otra botella abierta en el armario -dijo Bill. Se arrodilló en el rincón, delante del armario, y sacó una botella cuadrada.
    —Es escocés —dijo.
    —Traeré un poco más de agua -dijo Nick. Volvió a la cocina. Llenó la jarra con el cucharón, sumergiéndolo en el agua fresca de manantial del cubo. Cuando volvía a la sala pasó junto a un espejo del comedor y se miró. Se vio una cara extraña. Le sonrió a la cara del espejo y esta le devolvió la sonrisa. Se guiñó el ojo y siguió andando. No era su cara, pero no le importaba.
    Bill había servido más whisky.
    —Menudo farol me has puesto —dijo Nick.
    —Nosotros podemos con todo, Wemedge —dijo Bill.
    —Por qué brindamos? —preguntó Nick, levantando el vaso.
    —Por la pesca -dijo Bill.
    —Muy bien -dijo Nick—. Caballeros, brindemos por la pesca.
    —Por toda la pesca -dijo Bill—. En todas partes.
    —Por la pesca —dijo Nick—. Por eso brindamos.
    —Es mejor que el béisbol—dijo Bill.

    ResponderEliminar
  68. (V)
    —No tiene ni punto de comparación -dijo Nick—. No entiendo cómo se nos ha ocurrido hablar de béisbol.
    —Ha sido un error -dijo Bill—. El béisbol es un deporte para patanes.
    Se bebieron todo lo que les quedaba en los vasos.
    —Y ahora brindemos por Chesterton.
    —Y por Walpole —lo interrumpió Nick.
    Nick vertió el licor. Bill el agua. Se miraron. Se sentían muy bien.
    —Caballeros —dijo Bill—, brindemos por Chesterton y Walpole.
    —Eso mismo, caballeros —dijo Nick.
    Bebieron. Nick llenó los vasos. Se sentaron en las grandes sillas delante del fuego.
    —Eres muy sabio, Wemedge —dijo Bill.
    --¿A qué te refieres? —preguntó Nick.
    —Por haber roto con Marge —dijo Bill.
    —Supongo —dijo Nick.
    —Era lo único que cabía. De lo contrario, ahora estarías en casa trabajando para reunir dinero suficiente para casarte.
    Nick no dijo nada.
    —Un hombre, en cuanto se casa, está jodido del todo —añadió Bill—. Ya no tiene nada más. Nada. Ni una maldita cosa. Está listo. Ya has visto cómo acaban los que se casan.
    Nick no dijo nada.
    —Lo tienen escrito en la cara —dijo Bill—. Tienen esa expresión de gordo casado. Están listos.
    —Claro —dijo Nick.
    —Probablemente fue una pena romper —dijo Bill—. Pero siempre puedes encontrar a otra que te guste, y entonces todo está bien. Enamórate de la que quieras, pero no dejes que te arruinen la vida.
    —Sí -dijo Nick.
    —De haberte casado con ella, habrías tenido que casarte con toda la familia. Acuérdate de su madre y de ese tipo con quien se casó.
    Nick asintió.
    —Imagínatelos todo el día por tu casa y teniendo que ir a comer el domingo a la suya y teniéndolos a comer en la tuya, y todo el rato la madre diciéndole a Marge lo que tiene que hacer y cómo ha de comportarse.
    Nick permaneció en silencio.
    —Has salido muy bien del asunto —dijo Bill—. Ahora Marge se puede casar con alguien como ella, tener su propia casa y ser feliz. No se puede mezclar el agua y el aceite. Eso sería como si yo me casara con Ida, la que trabaja para Stratton. A ella probablemente también le gustaría.
    Nick no dijo nada. La bebida había ido apagando todo lo que estaba fuera de él y lo había dejado solo. Bill ya no estaba. Ya no estaba sentado frente del fuego ni iría a pescar mañana con Bill y su padre ni nada parecido. No estaba borracho. Todo se había esfumado. Todo lo que sabía era que antes tenía a Marjorie y que ahora no la tenía. Ella se había ido y era él quien la había echado. Eso era todo lo que importaba. Quizá nunca volviera a verla. Era lo más probable. Todo había terminado, acabado.
    —Tomemos otro trago—dijo Nick.
    Bill le sirvió. Nick se echó un poco de agua.
    —Si hubieras seguido por ese camino ahora no estaríamos aquí —dijo Bill.
    Era cierto. Su plan original había sido volver a casa y conseguir un trabajo. Después planeaba quedarse en Charlevoix todo el invierno para estar cerca de Marge. Ahora no sabía lo que iba a hacer.
    —Probablemente ni siquiera iríamos a pescar mañana -dijo Bill—. Actuaste como debías, sí.
    —No pude evitarlo —dijo Nick.
    —Lo sé. Así son las cosas —dijo Bill.
    —De repente todo se acabó -dijo Nick—. No sé cómo ocurrió. No pude evitarlo. Fue como el vendaval de tres días: que llega de repente y se lleva todas las hojas de los árboles.
    —Bueno, se ha acabado. Así es la cosa -dijo Bill.
    —Fue culpa mía —dijo Nick.
    —No importa de quién fuera la culpa —dijo Bill.
    —No, supongo que no —dijo Nick.
    La única verdad era que Marjorie se había ido y probablemente nunca volvería a verla. Habían hablado de ir a Italia juntos y de lo bien que lo pasarían allí. De los lugares a los que irían juntos. Ahora todo se había acabado. Algo había quedado fuera de él.

    ResponderEliminar
  69. (VI)

    —Lo más importante es que todo se haya terminado -dijo Bill—. Te lo digo, Wemedge, mientras duró estuve preocupado. Estuviste bien. Tengo entendido que la madre está muy enojada. Le había dicho a mucha gente que estaban comprometidos.
    —No estábamos comprometidos -dijo Nick.
    —Corría la voz de que lo estaban.
    —No pude evitarlo -dijo Nick—. No lo estábamos.
    —,No iban a casarse? —preguntó Bill.
    —Sí. Pero no estábamos comprometidos —dijo Nick.
    —,Cuál es la diferencia? —preguntó Bill inquisitivamente.
    —No lo sé. Pero hay una diferencia.
    —Yo no la veo —dijo Bill.
    —Muy bien —dijo Nick—. Vamos a emborracharnos.
    —Muy bien —dijo Bill—. Vamos a emborracharnos de verdad.
    —Nos emborrachamos y luego vamos a nadar —dijo Nick.
    Apuró su vaso.
    —Lo siento muchísimo por ella, pero ¿qué podía hacer? ¡ Ya sabes cómo era su madre!
    —Era terrible —dijo Bill.
    —De repente todo se acabó —dijo Nick—. No debería hablar de ello.
    —No estás hablando —dijo Bill—. He sido yo quien empezó y ahora termino. No volveremos a hablar nunca más de ello. Tú no quieres pensar en eso. Podrías enredarte con ella otra vez.
    A Nick eso no se le había ocurrido. Le había parecido tan definitivo. Esa idea lo hizo sentirse mejor.
    —Claro—dijo—. Siempre hay ese peligro.
    Ahora se sentía feliz. No había nada irrevocable. Podía ir al pueblo el sábado por la noche. Hoy era jueves.
    —Siempre hay una oportunidad -dijo.
    —Pero tienes que tener cuidado —dijo Bill.
    —Tendré cuidado —dijo Nick.
    Se sentía feliz. Nada había terminado. Nada estaba perdido. El sábado bajaría al pueblo. Se sentía más ligero, como se sentía antes de que Bill comenzara a hablar de eso. Siempre había una salida.
    —Tomemos las escopetas y bajemos a la punta a ver si encontramos a tu padre —dijo Nick.
    —Bueno.
    Bill bajó dos escopetas del armero de la pared. Abrió una caja de cartuchos. Nick se puso su chaqueta Mackinaw y sus zapatos. Los zapatos, al secarse, habían quedado duros. Todavía estaba bastante borracho, pero tenía la cabeza clara.
    —¿Cómo te sientes? —preguntó Nick.
    —Muy bien. Llevo una buena curda. —Bill se estaba abrochando el suéter.
    —No sirve de nada emborracharse.
    —No. Deberíamos salir afuera.
    Se dirigieron a la puerta. Soplaba un vendaval.
    —Con este viento los pájaros no andarán volando -dijo Nick. Pusieron rumbo al huerto.
    —Esta mañana he visto una becada —dijo Bill.
    —A lo mejor la encontramos —dijo Nick.
    —Con este viento no se puede tirar -dijo Bill. Ahora que estaban afuera, la cuestión de Marge no parecía tan trágica. Ni siquiera era muy importante. El viento lo disipaba todo.
    —Viene del gran lago -dijo Nick.
    Oyeron el estampido de una escopeta en dirección contraria al viento.
    —Ese es papá —dijo BilI—. Está en el pantano.
    —Cortemos camino —dijo Nick.
    —Cortaremos por el prado de abajo, a ver si encontramos algo -dijo Bill.
    —Está bien —dijo Nick.
    Nada de eso era importante ahora. El viento lo disipó de su cabeza. Siempre podía bajar al pueblo el sábado de noche. Era una suerte tener esa chance.
    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
    (1) Uno de los apodos que los amigos le daban a Hemingway
    (2) Novela de George Meredith (1828—1909), novelista y poeta inglés.
    (3) Obra de Maurice Henry Hewlett (1861—1923), poeta, ensayista y novelista inglés.
    (4) Hugh Seymour Walpole (1884-1941), novelista y crítico inglés, nacido en Nueva Zelanda, muy leído en la época.
    (5) (Ifan angel out of heaven /Givesyou something else to drink, / Thank himjbr his Kind intentions; /Go andpour them down the sink.). Gilbert K. Chesterton es uno de los grandes escritores ingleses de entre siglos. En esta colección se ha publicado su novela El hombre que fue jueves.

    ResponderEliminar
  70. Luego leo eso, Pedro.

    Acabo de verte en los comentarios donde Juan Ramón Rallek, perdón, Rallo:

    http://juanramonrallo.com/2014/01/la-sanidad-si-debe-ser-un-negocio-libre-y-lucrativo/#comment-46686

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué paciencia tiene Pedro. Tiene el Cielo ganao.

      Oswald.

      Eliminar
  71. Ya te digo. Yo habría explotado muchísimo antes. Joer, es que les dices mantener la sanidad pública y te dicen que si quieres que los alimentos y la ropa lo sean también, o que si piensas como un cubano.

    La madre que los parió.

    ResponderEliminar
  72. ¿Dónde *** se ha metido Kufisto?
    http://www.youtube.com/watch?v=JK_DOJa99oo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respetemos su silencio, Goyo. Volverá cuando lo considere oportuno.

      Eliminar
    2. Gracias, llevaba bastante tiempo sin aparecer por aquí y me ha extrañado no encontrarle.

      Eliminar
  73. Un ejemplo de la decadencia en la que estamos. Quien los ha visto y quien los ve. Y el público lo celebra y les aplaude:

    http://www.youtube.com/watch?v=E42feXkVXck

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jodeeerrrr...Vaya gusto musical que tiene mi compadre.

      Anda y que les follen.

      Eliminar
  74. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  75. Gracias, tendré que darme una vuelta por la burbuja esa, a ver qué pinta tiene...

    ResponderEliminar
  76. Esta noche escribiré algo, sea lo que Dios quiera.

    ResponderEliminar
  77. Es como si la figura de Ana Belén del Museo de Cera cobrara vida. Qué espanto.
    Pedro, los del público son profesionales: cobran y hacen lo que se les dice que hagan.

    Oswald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que a principios de los noventa, cuando vivía en Madrid, estuve viendo la transmisión en directo desde El Retiro de un programa de Nieves Herrero, donde está el Palacio de Cristal. Me acuerdo que entrevistaba al que era seleccionador de baloncesto, Díaz Miguel, y yo, que estaba merodeando por allí y viendo todo: la iluminación, las carreras de los técnicos de sonido, maquilladores, el interior del camión de realización y las órdenes que daba el realizador (me puse en la puerta y me dejaron), pues vi cómo era el percal. El público no veía ni a la presentadora ni al entrevistado, que estaban como a cien metros, pero les gritaba un técnico: "¡aplaudan!" y él mismo se ponía como loco a aplaudir para dirigir el aplauso. Llevaron a un conjunto de música --no recuerdo cuál-- pero lo hacían en playback, total que el público tampoco se enteraba de nada, les veía moverse y de vez en cuando oía el rascar de una cuerda.

      Eliminar
  78. Pedro, mis dos hermanos mayores, justo por esos principios de los 90 trabajaron en figuración en Tele 5 y luego en Antena 3, cuando ellos tenían en torno a los 20 años. En un programa de debate de Jesús Hermida uno de mis hermanos tenía que "interpretar" (esa es la palabra) a un "espontáneo" del público que pedía la palabra para dar su opinión sobre el asunto debatido; a mi hermano le dijeron: "tienes que de esto", "pero es que yo no opino eso" contestó y le respondieron: "pues o dices lo que está en el guión o no hablas".

    ¿No hay que estar en la inopia para creer que programas como Pesadilla en la cocina no son una representación sujetas a un guión?

    Oswald.

    ResponderEliminar
  79. Artículo de Paloma San Basilio en su blog:

    http://abcblogs.abc.es/paloma-san-basilio/2014/01/13/el-trapecista-del-tiempo/

    Muy fuerte.

    Oswald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo si se refiere a alguien en concreto. No sé a quién. No creo que sea al rey; que chulo, lo que se dice chulo no es.

      Eliminar
    2. Hombre, Pedro, al rey no le hemos tratado en la intimidad.
      Lo de la cacería en Tanzania es sospechoso, ¿no?

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.