i

i

martes, 17 de junio de 2014

JIMMY COGIÓ SU FUSIL...




...y lo quemó.

Cuarenta y siete años se cumplen mañana de una de las noches más mitológicas del Rock.

¿Qué hacer cuando los Who acaban de ofrecer uno de los conciertos de su vida? Liarla parda, tirando a negra.

Monterey. California. 1967. Los Beatles ya habían dejado de tocar en directo y los Stones estaban a cero coma de enviar al matadero a Brian Jones, ese que tocaba hasta el melón. Jimmy Page andaba puteando por aquí y por allá, buscando a alguien que lo retirara para montar su propia casa de putas, y poco después encontró la pajuela correcta, precisamente cuando la parte de atrás de los Who (su alma, como toda banda de Rock que se precie) rumiaba lo poco a gustito que se sentía haciendo de toro maricón siendo los machos de aquella manada. "¿Hacemos una super-banda?" Pero eso es otra historia que parió otra historia que parió a la madre de todas las historias.

LSD, 200.000 chavales y tres días de conciertos. Siempre el tres. Siempre el Misterio. Siempre lo que no se ve. Siempre lo que no debe ser.

Cuenta el gran Lemmy que fue roadie de Hendrix en una gira que este hizo por la Gran Bretaña poco tiempo después; no mucho, que murió pronto. Y dice que uno de sus cometidos era conseguirle droga en tierra extraña, como aquel médico que trajo a Miles Davis a la España franquista: "si no hay droga, no hay concierto" Y tuvo su droga. Con receta y en la farmacia de guardia. Benditos sean los principios de los médicos franquistas, variante iribarne.

Ocho ajos, ocho.

- Toma estos dos para ti -le decía Hendrix a nuestro Lemmy

Y se comía los otros seis de golpe.

Los amigos que tuve se metían un cuartillo bajo la lengua y estaban horas sin parar de reír. Alguno vio al diablo en el asiento de atrás de mi coche. Yo no. Y hubo quien todavía lo sigue viendo.

Ya han pasado más de veinte años desde que escuchábamos a Hendrix fumando nuestra marihuana, tan bonita, tan verde, tan pastosa y tan tranquila. Fue en uno de sus no aniversarios, supongo que el de los veinte, cuando ninguno los teníamos aún.

Fueron buenos tiempos. Realmente buenos. Vimos hasta un eclipse de sol escuchando el Shine on your crazy diamond...Aquella muchacha parecía salida de Woodstock sin haberlo hecho de la Mancha.

Era tan dulce...

Aquel album, aquel Vudú Yugoslavia, se componía de la parte bluesera de Hendrix, la menos conocida, siendo como fue tan psicodélico en la cresta de aquella ola que tan pronto se lo llevó al mar muerto para que siguiera haciendo dinero sin necesidad de dar mala guerra. Para ellos.

Pero antes grabó La leyenda del Tiempo en versión blues, con resultados no menos talibanescos que la flamenca. Tanto que los del Camarón fueron guyeletos al lado de aquellos.

La música es como la medicina; con sus indicaciones, su posología y sus efectos secundarios. Todo ello, claro está, según la edad y el estado del enfermo, que alguien sano no necesita ayuda para vivir.

Nos pusieron las orejas al echarnos del Edén.

El sonido del silencio, canturreaban Simón Neworder y Gartelefunkel, ese par de dos, esos profetas menores, menorísimos...Y pensar que fue de lo primero que me gustó...

En fin, que mientras llega la ola que nos tiene que llevar, la que sea, del muerto o del atlético, de barets o amarillos, flotemos escuchando la canción que mejor me sonaba entonces y me suena ahora.

Después de todo, veinte años no son nada.

Ya vendrá It para arreglar cuentas.

Tengo la mirada tranquila y las orejas mejor taponadas que el ojo del culo.

Y floto cuando me sale de los huevos.


La Casa Roja, por Jimmy Hendrix:


15 comentarios:

  1. Estoy viendo en una revista una foto de José María García con su mujer que le saca una cabeza, jeje.

    Hendrix no está entre mis favoritos aunque me gusten algunos temas. Los temas largos y psicodélicos son los que menos me gustan, y la voz tampoco me mata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno, muy bueno.

      El favorito de Houellebecq. Y eso es otro punto a su favor.

      Eliminar
    2. Houellebecq es francés y no tiene ni puta idea de música. Jimmy Hendrix tiene la fama porque se murió, sino ni lo nombraban.Un par de canciones audibles y lo demás normalito. Lo siento amigo pero no opino como tú. Y espabila y escribe más a menudo que no se te escucha demasiado tiempo. Abrazos.

      Eliminar
  2. Estoy en los deportes de la cadena Cospe: ahora resulta que ha perdido España, pero cuando ganaba era “la roja“.

    ResponderEliminar
  3. Los franceses, para no tener ni idea de música, se inventaron una bonita melodía como presentación.
    http://www.youtube.com/watch?v=4K1q9Ntcr5g

    ResponderEliminar
  4. Aunque no son santo de mi devoción (yo doy culto a Dios, no a Satanás), venga, por la última en que sus decrépitas majestades han vuelto a brincar y a aullar en nuestras tierras (aquí más jovencitos y sólo un poco más modositos):

    https://www.youtube.com/watch?v=HoxRFOr_sQ0

    Por cierto, qué raro siempre se me ha hecho Charlie Watts, el único "normal" entre esa banda (nunca mejor dicho) de pasaos. Es el hombre tranquilo, el equilibrado. Un señor formal (o eso parece) que lleva casado con su señora esposa cincuenta años. Y sí, parece como que no le afectara lo que toca y lo que oye. Eso es flema británica, sí señor. ¿Los demás? A lo suyo, brincando entre espasmos. No deja de ser algo patético, aunque se conserven muy bien, estar brincando con setenta años como si tuvieran veinte. El bueno de Charlie Watts, imperturbable, ahora como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen baterista, el viejo Charlie. Y el más inquieto, intelectualmente hablando; además de ser el único que ha pagado su tributo: cáncer de laringe. Los buenos, que siempre se las llevan todas.

      Siempre me ha gustado mucho su trabajo en este clásico, con ese toque tan "jazzy" que le imprime, tan de su buen gusto:

      http://www.youtube.com/watch?v=AAwad7Mj8u0

      Eliminar
    2. Sí, Charlie debe de ser un cachondo en el buen sentido. Sencillo, que gusta de estar entre amigos, sin desparramar. Buen tipo, sí señor. Y un excelente baterista. Fíjate aquí cómo disfruta con sus verdaderos amigos, aunque no sea capaz de llenar el aforo de una pequeña sala (no te pierdas el video que está al final de la noticia):

      http://rollingstone.es/noticias/video-un-feliz-charlie-watts-actua-sin-los-stones-en-barcelona/

      Eliminar
    3. Qué bueno.

      Por cierto, pedazo de baquetas las que gasta el colega. En esto se parece a Bonham, por quien tanto lloró cuando se murió: "era el mejor de todos nosotros"

      Tan diferentes y tan cercanos.

      Eliminar
  5. La batería no es un instrumento que me guste mucho. Prefiero otros, melódicos y no rítmicos.

    Estos dos de aquí seguro que me dan la razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jojojo...

      Como mucho un piano. Y piano, piano...

      Eliminar
  6. Esta es buena:

    http://www.alertadigital.com/2014/06/24/francia-una-anciana-descuartiza-a-su-marido-y-se-hace-una-sopa-con-sus-genitales/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... ¡¡Hay amores que matan!! O tal vez : ¡¡Devórame otravez!!

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.