i

i

martes, 25 de junio de 2013

CHIPAÑA



He salido a pasear, sí, qué coño, los resfriados son para quienes quieren estarlo, yo no, yo no puedo perder el tiempo con esas cosas, no sé qué cojones estoy haciendo con mi vida pero sí que no quiero gastarla malo; mal, sí, pero malo, no.

Cuatro y media de la tarde, el sol un tanto caído, pero también ahí hace daño, que se lo pregunten a los toros que cayeron en manos de Curro, y The arrival of the queen of Saba en el lugar de clarines y timbales, a la mierda, eso para los que se ponen más ciegos viendo corridas ajenas.

Es una música deliciosa, de otro tiempo, ya nadie podría hacer algo así, sería tachado de frívolo, de cínico, de insolidario, "¿como puedes hacer algo así sabiendo todo el dolor que hay en el mundo?", es como si estuviera mal visto lo hermoso, lo bello, lo noble, como si todo lo grande tuviera que pedir perdón constantemente por no se sabe qué. Bueno, sí, por ser mejor. "Si todos somos tan así, ¿porqué tienes que ser tú diferente?" El número, el puto número que nos conducirá de regreso a las cuevas, aunque esta vez iluminadas por paneles solares, o molinillos de viento, tan estilizados, tan gayers, ellos están ahí sin hacerle daño a nadie, quizá algún pájaro despistado, "¡uy, qué pena!, ¿como podríamos solucionarlo? tal vez si despidieran ondas electromagnéticas...¿pero y sus oídos? seguro que sufrirían, pobrecitos, pero al menos no son como esos gordacos asquerosos que trituraban el trigo del pan, ese horror..." Quizá ni eso, seguro que les molestan a alguien o a algo, seguro que encuentran algún pero, algún motivo por el que llorar...Todo hace daño, no hacemos más que mal, somos el cáncer de la Tierra, suicidémosnos...o mejor que nos suiciden, que ya no quedan huevos. Pero que duela poco. Anda y que os den por culo.

Que no quiero imaginarme al pelanas de Luis Cobos componiendo algo en honor de la Reina de Fabada, esa trepa, esa tía que tiene el mismo misterio que el La cagaste, Burt Lancaster. Además que ella es más de Muse y bazofia semejante, niños torturados en sus cuerpos de hombrecitos por haber nacido en un mundo que les dio casi todo hecho, "¿y ahora qué hacemos nosotros?", "vamos a llorar, ¿no?", "pues sí, que quien no llora sigue sin mamar" ¡¡¡PERO ESO ES CUANDO NO TIENES DIENTES, CAPULLOS!!!

Poco ha faltado para darme la vuelta, "¿media horita y salgo esta noche?", no, mejor ahora, que luego nunca se sabe, y menos así, te emperras y te quedas ahí, "aaayyy...aaayyy...aaayyy...", y los bichejos tan campantes por tu cuerpo, en tu sangre, "jijiji..." No, que se jodan, a sudarlos, a echarlos afuera, que nadie os ha invitado, hijosputas, y no vais a comer y a beber de él más que el tiempo justo y necesario, cabrones, a ver si os creéis que soy el poverello de Asís o María Ostiz, so mierdas.

Iba con los pantalones cortos, hemos estrenado temporada, al igual que con la gorrita, también las gafas de sol, por un momento me ha venido Bono a la cabeza, el irlandés, el arreglamundos, pero ha sido cosa de poco, enseguida ha aparecido Lemmy para cagarse en las putas madres de los soplapollas y me he venido arriba, siempre lo hago cuando se trata de darle caña al cuerpo, hay que castigarlo, que no se atonte, y menos cuando está en plan oenejeta: entonces, el doble. "¿Subo al cerro? subo al cerro" Pá el cerro.

Y para allá me he ido, lo menos hacía un mes desde la última vez, y eso que no iba con el calzado adecuado, pero la voluntad no es el reloj al que le falta una pieza y se jode el invento: no es tanto que si quieres, puedes, como que si puedes, lo demás carece de importancia. No hace falta nada para hacer cualquier cosa que puedas hacer.

Me ha costado, lo reconozco, pero he llegado hasta el final, aunque ha habido varios momentos en los que he estado a punto de abandonar. Y como pasa siempre que vences a tu parte débil he empezado a sentirme realmente bien, que no hay nada mejor que lo bueno, digan lo que digan, y en esas iba, bajando la ladera, escuchando canciones alegres, cuando al llegar abajo he encontrado un gorrioncillo muerto en la carretera, tenía los ojos abiertos, pero eso no significa que estés vivo, y menos un pájaro, que no se están quietos ni cuando están parados. Corte de rollo. Ver un pájaro muerto es como ver a Cristo muerto. Es como si al volar no tuvieran que morir en la tierra, como si fueran arrebatados, es tan raro ver en el suelo a alguien que pudo volar...Lo he apartado de la calzada dándole una pequeña patada, junto a los matorrales, se lo estarán comiendo ya, pero al menos no lo ha reventado la rueda de un tratol. Estaba duro. Lo he notado. Qué lástima, coño.

Pero pronto ha venido la sed al rescate, "Kufisto, llevas hora y media cabraheideando y al agua del tiempo que sacaste contigo ya le faltan un par de grados para ponerse a hervir...", "es verdad", estaba horrible, todavía más que al principio, qué poco aguante tiene el frío, joder, parece un funcionario del Hayuntamiento.

"Una cocacolaaaa..." Me he echado mano al bolsillo sin mucha convicción, estaba casi seguro que no llevaba ni un duro, y menos euros, y así ha sido, otra vez que he olvidado la primera regla del que sale de su casa: NO LO HAGAS SIN DINERO. Aunque sea para ver si hace bueno.

Estaba a cinco minutos de una tiendecilla, una que ha abierto un español, para variar, es un chico joven y se le ve que hace lo que puede, con eso basta para mi, y además tiene buenos precios, no como el listo del 24 horas, el primero, uno que tiene la suerte de estar en el centro de la mojama, de la acción, vamos, se forra...Pero este pobre está en el culo del pueblo. Y cobra menos por costarle más. Y todavía dirán que no es donde naces, como si no importara...

Seguramente me hubiera dado una, "oye, amigo, estoy muerto de sed, necesito una cocacola de los cojones, ya ves tú, siempre abominando de toda esa mierda y ahora me rebajo por una de ellas...misterios de la vida. No quiero agua, ha de ser cocacola, nos conocemos poco pero creo que sabes que soy un buen tío, uno de palabra, como tú me lo pareces a mi, y te la doy de que antes de media hora estoy de vuelta para pagártela con creces, que esta mañana pasé de comprar la carne a los franceses, tenemos que ayudarnos y tal, y veo que hay tienes lomo y salchichas con buena pinta, me voy a gastar veinte euros en tu tienda, algo que probablemente sea tan raro como pillar cuatro en la Primitiva...Así que por favor..."

Y, evidentemente, he pasado de largo. Pero me he hecho la promesa de regresar con el coche para dar satisfacción al deseo. Sí, coño, se lo merece...

He llegado a casa con la lengua más seca que la cabeza de una feminazi, toda mi agua estaba sobre la piel, o eso parecía, supongo que habrá arrastrado algunas bacterias, algo bueno debe tener el sudar como un cerdo, aunque no sea agradable para los demás, pero una empieza a comerse la cabeza por el sudor y acaba celebrando El Gato al Vino y memorizando los editoriales de Marhuenda.

"¿Y ahora bajar a la cochera con el cambio de temperatura...tó sudao...medio resfriao...? Aunque podría ducharme antes, sí...pero necesito la cocacola YA"

Y me he acordado del chino que ha abierto hace poco, otra más, y esta a dos pasos de mi casa. En la yema.

- "Holaaaa"
- "¡HOLA, AMIGOOOO!"
- "Tiés cocacola fría...grande..."
- "Sí, clalo, allí abajo, amigo..."

Estaba helá. Casi me corro.

También he pillado una de dos litros de fanta de naranja.

- "¿Qué te debo?"

Se ha puesto a hacer cuantas debajo del mostrador, es un chino de unos cuarenta y tantos años, siempre sonriente, está gordito y tiene poco pelo, como la mayoría de ellos, no sé qué coño le pasa a esta gente que todos se parecen a Mao, conozco a uno de los nuestros que se parece a Franco, pero sólo a uno.

- "¿Ago má?, ¿Selvesa? mu flía, mucho...mu flía la selvesa"
- "Ya, pero no...lo estoy dejando..." le he respondido después de pegarle un par de buenos tragos al limpiacañerías. Me he fijado en una ristra de relojes de pared que tiene a la entrada, todos marcaban las diez y media a pesar de que eran cuatro horas menos. He pensado en preguntárselo, pero no.

Él ya tenía mi dinero y yo su cocacola de dos litros. Y la fanta.

Tres con diez por cuatro litros bien fríos.

A ver quien tiene huevos para ponerle el cascabel al gato.

Gato negro, gato blanco...lo importante es que cace ratones, que dijo su Gran Timonel.

O economías.

Perdona, chaval...La economía lo es todo, y tal pascual, que dijo nuestro registrador de la propiedad...

Ay, Diosss







DE GOKU A MAZINGER




- "Joder...se parece a Goku" les dije a sus padres cuando lo vi dormido en su cochecito: de frente, los bracitos por encima de la cabeza, como si estuviera agarrándose a alguna cuerda, y las piernas ligeramente dobladas, que tiesos sólo están los muertos, los de arriba y los de abajo. La rigidez es a la vida lo mismo que los telediarios a la verdad.

Nos reímos y se despertó poco después, aunque no me explico como no lo hizo antes. Y no es que hubiera mucho ruido, al contrario, tenía puesto jazz a un volumen moderado y estábamos solos, pero de vez en cuando debía vaciar los posos del café para la terraza y eso es algo que si se ha hecho bien necesita un buen golpe, de tan prensados como están, y resuenan mucho más al estar la barra de acero sin almohadillar, que estamos de apaño, España es un apaño y poco más.

Pom, pom...POM, POM...Y a veces ¡¡¡POOOMMMM, POOOMMMM!!!

- "¡Más fuerte, Kufisto!" suele decirme un colega. Menudas hostias le apreté el sábado pasado cuando me pasó aquello con el tipo que parecía delantero del Castilla...

- "Pero qué bruto eres, Kufisto..." me dijo el padre.
- "Joder, perdona...es que esto..."

Estaba quitándolo con una cucharilla, casi decidido a hacerlo con un cuchillo, cuando se despertó.

Tiene seis meses, ya ha dejado atrás las semanas pero todavía no se mide por años, es muy cabezón, de ojos grandes que todo lo miran y boca pequeña que no deja de abrir para sacar la lengüecilla, babea mucho, sonríe poco, llora con facilidad y parece un tanto asustado. Su cara es de los dos, por arriba del padre y por debajo de la madre, ambos primerizos y recientes cuarentones, inteligentes, sanos y civilizados, tal vez demasiado, aunque no sea yo el más indicado para calibrar a nadie, no...

Hay otra pareja que tuvo una hija un poco antes, apenas se llevarán un mes, también cuarentones y con hijos crecidos de otras relaciones, gente que se han pateado la vida y sus arrabales, sobre todo estos, ahora están bastante bien, ¡como no estarlo si han creado una criatura así! Ni a Dios le salió igual Adán, seguro, es increíble, qué coseja, Señor...Siempre está sonriendo, a todos hace caso, de ninguno se extraña y todavía no la hemos oído llorar. La madre dice que duerme del tirón, como un reloj, están empezando a salirle los dientecillos y a veces parece un poco mohína, nada más, pero es hacerle una carantoña y verla sonreír. Joder, que hay mañanas en las que estamos ná más que cagándonos en la hostia puta, con resaca o sin ella, y es verla y olvidarnos de nuestras jodidas vidas. Resulta curioso comprobar como les cambia la cara a chavales que están a cero coma de coger una escopeta y liarse a tiros. Y vale que es la hija de un colega, de uno de los nuestros, pero otros hay en la misma situación y no es igual, nada de eso...Sí, todos los bebés son hermosos, pero algunos no parecen de este mundo.

Recuerdo que la primera mamá se tomó el embarazo de tal forma que momentos hubo en los que me recordó a Mia Farrow en La semilla del diablo. Había dejado de fumar dos o tres años atrás, y si bebía poco cortó radical: cero. Delgada por naturaleza, pasaban los meses y parecía estarlo aún más. Sólo muy al final empezó a dar señales de que sí, que no era un embarazo imaginario, que llevaba algo dentro. Sin embargo la otra no es que se emborrachara, pero alguna que otra vez se tomaba un chupito y se fumaba algún que otro cigarrillo, "me dijo el ginecólogo que mejor eso que estar atacada", enseguida se puso tremenda, más aún, que está es mujer que haría las delicias de Robert Crumb, y las mías ni te cuento, ¡qué coño! Había tardes que salíamos a fumarnos uno en la puerta, a charlar, y estaba tan enorme, tan GRANDE, que...joder, Diossss. Era la maldita Pacha Mama.

Y el uno parece temer lo que le espera dentro de veinte años y la otra es como si fuera Grenouille con su perfume. Cosas de la genética, que parece saber algo más que todos los médicos del mundo.

Pero si Fischer sólo hubo uno no significa que menosprecies al resto, a no ser que seas tonto o...tonto. El pequeño se animó un tanto con las caricias de mamá, los besos de papa y las barbas del amigo, ya conocidas, y sonrió y se puso un tanto nerviosete, a mi nada más que me miraba muy serio a pesar de hacerle todos los momios que conozco, no muchos, pero no funcionan con este, la otra es verme y sonreírse sin esperar nada, claro que nos vemos casi a diario y este sale poco, pero creo recordar que así fue desde el primer día, sí...Estoy seguro.

En fin, que visto lo no visto me decidí a acompañar a los dos maromos y me serví una copa no sin antes mirar el reloj, ya me quedaba poco aunque podía ser más que suficiente, como estuvo a punto de ser.

Paré en el 24 horas y compré una litrona y un par de puritos que tiré de cualquier manera en la bolsa, ya iba un tanto lanzado, arranqué el coche y vi sentada en una terraza a la zorra plateada en compañía de una adepta y una especie de hobbit barbado, jovencito, sentí cierta lástima por él, si hay algo peor que una ninfómana joven es una ninfómana vieja, pero bueno, allá cada cual, hay quienes preferirían ir al K-2 para tirar su anillo antes que liarse con semejante tía. Yo entre ellos.

Llegué a casa con la intención de escribir algo a pesar de que ya no iba estando en condiciones, menos aún con la cerveza que me esperaba, pero no estaba fría y los puritos se habían roto con los meneos, nada irreparable, pero al menos me daba algo de tiempo. Metí la botella en el congelador, vendé la herida al herido y me lo fumé tirado en el sofá mientras esperaba. Me acordé de los viejos del viejo bar: hacían lo mismo con sus farias. "Mejor me voy a pasear..."

Eso hice. Pero regresé pronto, tanto como lo era para que las calles estuvieran llenas de paisanos que tanto lo son para mi como un chino: a ninguno le abriría mi puerta. De entrada.

Cené bien, demasiado, y al juntarse con lo demás vinieron los sudores, pensé en sofocarlos con la cerveza, que ya es pensar, pero sería empezar otra vez y voy aprendiendo, no sé qué, pero voy. A la cama, en pelotas, ventana abierta en modo muy listo tiene que ser el mosquito para entrar por ahí y ventilador al uno.

Y he despertado con un cierto fresquito..."Malo..." Me he echado la sábana y poco después, sospechando lo inevitable, me he levantado de la cama.

Uno puede sospechar cualquier cosa, pero siempre habrá una posibilidad de error. Eso no pasa cuando crees que te has resfriado: ya lo tienes.

Ya era tarde para salir a andar, así que de lo perdido saca lo que puedas, y como tenía que hacer la compra semanal y renovar el carnet de conducir he decidido hacerlo antes de lo previsto, que no hay cosa peor para tu mal que hacerle mucho caso, es mejor como si no existiera, ignorarlo, como decían los viejos que curaban sus puros con un papelillo de fumar, "no pienses en ello, Kufistín, no pienses y verás como no te duele", claro que estos eran tíos que no pudieron permitirse el lujo de ponerse malos, no aprobaron más oposición que una guerra, una posguerra y unas cuantas cosillas más, con eso no basta para darte de baja durante una semana porque se te cae el moco, haber estudiao y tal, algunos acaban de empezar sus vacaciones doblemente pagadas de dos meses y medio, con un par y las yemas, cada vez más claras, de unos cuantos...

Zumo de naranja con miel e ibuprofeno y pá el Súperrrr...

- "¿Tienes botes de cocacola?" le he preguntado a una jovencita asquerosa de la pizzería. Ha hecho como que no me oía.
- "Oye...¿tienes...?"
- "No. Es botella, de Pepsi"

Estúpida porqueyolovalgista...anda y jódete y sigue micro-horneando pizzas de mierda.

- "Dame una, encanto" Por un momento he visto sus ojos como los veía Mazinger Z cuando entraba en acción.

Estoy quitándome de toda esa mierda, también, demasiado azúcar y tal, no sé si leí que tenían diez cucharadas o así por refresco, una burrada, puro veneno, pero va bien para el resfriado, al menos eso tengo entendido desde siempre, y la verdad es que ha sido dejar la compra en casa para salir a por lo demás y notar el subidón, no sé qué cojones le echarán pero poco me ha faltado ir dando saltos, por no hablar de las tías con las que me cruzaba, todas estaban buenas, hasta las visilleras, lástima de no haber visto a la zorra plateada, coño...

- "Hola, vengo a renovar el carnet..."
- "Sí...dame el DNI  y el carnet de conducir"
- "Ahora vengo...¿no te hace falta una foto?"
- "No"

Cinco euros del fotomatón para ocho fotos de las que sólo he necesitado una para el DNI.

- "Dame una cerveza, Kufisto"
- "Ocho o nada"

En este puto país no hay más competencia que la de los autónomos.

Sesenta y ocho euros por hacerte una foto con el móvil, leer unas letritas, y hacer un par de ejercicios que realizaría correctamente un mono con una maquinita que haría un Ipad de aquel Spectrum que la yaya nos trajo de Andorra en uno de sus primeros viajes con la congregación de fanáticos en la que se metió al quedarse viuda.

Y todos y todas bien serios, deseando perdernos de vista, dame el dinero y lárgate, no hará falta que me lo digas con palabras.

No es que no existan los milagros.

Es que duran poco.

Pero quedan en la memoria.

Sino de qué...

domingo, 23 de junio de 2013

LA IMPORTANCIA DE TU SOMBRA




A veces uno se acuesta mal sin tener motivo para ello, es decir, sin que nada de lo acontecido durante el día haya sido tan suficiente como para causar ese malestar.

Claro que en ocasiones no es necesario estar con 40 de fiebre, basta con una mezcla de pequeñas cosas, todo suma. Y un poco de esto, otro poco de aquello, un tanto de más allá y sin saber como ni porqué estás de mala hostia; y lo peor es que al no encontrar la razón, te enfadas más.

Y así me metí en la cama anoche, sin mucho sueño, la verdad, todavía no eran las once pero ya no sabía qué hacer, estaba aburrido, realmente ABURRIDO, otro sábado noche sin sustancia alguna, sin plan, sin escribir, sin pasear siquiera...nada. Estaba congelado por otro día vampírico, otro día sin sombra ni reflejo en tu espejo, otro día sin Mina ni dios que lo soñó ni lo soñará, ya paso y pasaré aunque pudiera ser de otra forma, que va a seguir siendo que no por los siglos de los siglos...Y porque no puede cambiar el pasado. Jajaja...Jódete.

Fue que vi a sus amigas, sí...vinieron al bar, iban de boda, "no os pregunto donde vais tan emperifolladas", rieron y me pregunté si sabrían el significado, supongo que sí, tampoco es tan difícil, emperifolladas...en-perifolladas...em-peri-folladas...emperi-ofolladas...imperio-folladas...Jajaja...Ay, coño. Qué calor.

En fin, que el sueño también pasaba de mi, no todo va a ser pasar tú, esto es pasar y que te pasen, ese es el puto juego.

Oí los petardos de un gilipollas, o de una maná de ellos, San Juan y tal, el profeta del Apocalipsis como abanderado de los tontos más tontos del Universo, no los soporto, los petardos, digo, es superior a mis fuerzas, me sacan de quicio, quisir, que echo afuera lo peor que llevo dentro, que no es poco, vive Dios...¡Oh, Santo...ay del que me tire un petardo! El discípulo predilecto de Jesucristo lo es de los hijos de la gran puta.

Me cagué en todos ellos a grandes voces, que diría Cervantes y el vecino de abajo si lo estaba. Deseé sus muertes, dolorosas, alcasserinas, pedí porque el chino loco tuviera un par de cojones y lanzara la bomba, la que fuera, si es que tiene alguna y no se trata de otro puto juego de manos...Hijosputas, hijosputas, hijospuutaassss...Terminaron y me levanté para fumar un cigarrillo en el salón.

Encendí el ordenador y fui a la Burbuja, casi siempre tiene cosas interesantes, hay tipos que sueltan frases parecidas a esas flechas de los salvajes, esas que puntean con cicuta, son la hostia...

Había un hilo reciente que pedía opiniones por las diez mejores películas de la historia del porno, lo cliqué y encontré algunas respuestas realmente buenas, descacharrantes, que diría de Prada, ese progerófilo. Reí en base de mal con algunas ocurrencias, y en esas andaba cuando pinché uno de los enlaces.

Era una chica negra, del montonazo, llevaba un buen lechazo en la cara y estaba llorando, voceando en portugués, creo que era brasileña, iba andando hacia el baño, quitándose el esperma de los ojos, podías entender lo que decía por los subtítulos en inglés, que ya es curioso entender mejor el inglés escrito que el portugués hablado, tan cercano y tal, nuestros primos, me sudan el nabo la mayoría de mis primos, así que esos ni te cuento...La cosa era que decía sentirse como una mierda, literal, mientras el tío le respondía que había firmado el contrato, que sabía a lo que iba, al final se le veía la cara: un guarro, un cerdo. "Está llorando -decía- Esto no es divertido" Después se veían varias escenas cortadas por la brutalidad, las chicas no podía soportarlo, era como si fueran trozos de carne con boca, se la metían hasta hacerlas vomitar, sabías a lo que venías, pero una cosa es imaginarlo y otra hacerlo, una cosa es estar enganchada a la cocaína o al crack y otra es que te pongan la soga al cuello para darte cuenta de que sigues siendo una persona. Regresé a la cama y tarde cero coma en dormirme.

Soñé mal y me levanté regular, que la vida es una rueda hasta la muerte: duermes bien, sueñas bien, despiertas bien. Fácil. Luego viene tu día, así como el de los demás, y todo se resume en no pillar atascos, como aquellos anuncios de la BMW...Pero para comprarte uno necesitas dinero. Y en el caso de tenerlo, me compraría un castillo. En la Antártida.

Acabé el paseo antes de que sonaran las campanas de las nueve, no tenía ganas, puse una entrevista a Juan Ignacio Blanco y me tumbé en el sofá. Encendí un cigarrillo, me lo fumé, puse al fuego unas lentejas, las devoré templadas y volví a dormirme.

No me preguntéis el porqué pero hay gente a la que le gusta causar disgusto, es decir, estar en sitios que saben no son los suyos, que realmente no son bienvenidos; están ahí como estaría Juan Diego en la boda del hijo de Alfredo Landa. Claro que ya no son esos tiempos, ni mi viejo es aquel desgracio, ni yo voy a casarme con nadie y ni Black and Decker va a tener ocasión de matarme al gato: si quieres algo, córtale las alas y cierra puertas y ventanas. Y si no...de escopeteros está el mundo lleno.

Se fueron, no sin dejar su poso, te lo deja una mosca no va a hacerlo un buitre, que algunos tenemos un talón como el de Godzilla, pero ya está tan cuarteao, tan no muerto, que hace tiempo dejó de ser cristal para transformarse en boj, que diría Cela, creo, que también a este le pasa como a los Zeppelin, dicen, pero uno escribió el Pascual Duarte (qué bueno aquello de no me pises la sombra...) y los otros la Escalera al Cielo. De sobra.

Pero las cosas del día van sumándose, no hay números negativos en la vida real, malo por malo no da positivo, pero como según aquel todo es relativo, pues nada, hasta la campanilla y más allá. Y luego, potas.

Llegó una cuadrilla de estos que siempre están hablando y riendo, ellos y ellas, y uno con cara de delantero del Castilla me pidió dos gintonics, sin especificar, le eché Beefeater, y cuando estaba acabando la medida  del segundo me dijo que uno era Seagram´s.

- "No me lo has dicho"
- "Síii...te lo he dicho..."
- "No. Has dicho dos gintonics. Sin especificar"
- "Noooo...te dije un Seagram´s..."
- "No lo has dicho"
- "Síiii..."

Estaba asustándose. No se lo esperaba. Creía que yo era el de la Milana...

Se lo he cambiado.

Pero ya no ha habido más confusiones. Y he metido la copa en la cuenta.

Son las ventajas de tener controlados tus vicios: diriges tu vida como una peli gonzo.

Hoy voy a dormir bien.

viernes, 21 de junio de 2013

A POR EL EQUINOCCIO




La idea era despertar temprano para ver desde un buen sitio el solsticio de verano, siempre me acuerdo aunque nunca he visto uno. Uno hubo en que estuve a punto, fue una de mis primeras historias, pero me fui cansado de esperar, llegué demasiado pronto, con la aurora, lo menos estuve una hora allí arriba, metido en el coche, hacía viento y no llevaba abrigo, así que pasé de jugarme un resfriado de verano, los peores, y es que la magia, la buena, sólo les pasa a los otros.

Pero ayer leí algo que me desilusionó bastante: ni es el día que el sol sale más pronto, ni el que se pone más tarde. Cosas de usar diferentes relojes. Otra mentira. Otra convención. Tanta parafernalia para adorar un error. Esto es un cachondeo, cada día más, parece como si quisieran que no estuvieras seguro de nada: "¿buscas? error...no escarbes. Si está abajo es por algo"

Aún así no cambié de propósito, pero me entretuve de más viendo el show semanal de un extremista, uno que besa la bandera franquista para que le vean, como esas mujeres que más se lían para que hablen de ellas que porque les guste, y bueno, yo estaba realmente cansado, debería haberme ido antes a la cama, pero a veces me pasa que cuando estoy muy de algo lo alargo un poco más, como si de esa manera lo echara todo afuera, hasta quedarme vacío, o lleno, según, quizá con la esperanza de levantarme realmente bien al día siguiente...Pero siempre queda algo: el recipiente nunca cambia. Y mejor así, sí...

Al final lo dejé de ver en su mejor momento, cuando no hacía más que llamarle mierda a Ramón Pi, ese mierda: "Ven aquíii...a la Ratonera...so mierda, que eres un mierda..." Por lo visto se había animado con las intervenciones de sus dos últimos invitados telefónicos, el uno había llamado indigno al Rey y cobarde a Rajoy, y el otro estaba poniendo de vuelta y media a Trillo, lo noté un tanto borracho, como esperando ser jaleado por el presentador que poco antes le había confesado lo bien que había estado el anterior, "¿ah, sí? pues espera que ahora voy yo..." Y empezó fuerte, quizá demasiado, callando alguna que otra vez, esperando el apoyo del jefe...pero este también callaba, tal que si no estuviera muy de acuerdo, hubo algunos silencios que duraron demasiado, cualquiera lo es en un gallinero. Pero al final entró en acción, no para nada había tenido que aguantar a un tipo que haría aburrida la Revelación del Secreto de la Vida, uno que empezó diciendo que él y sólo él se hacía responsable de lo que allí se dijera, "¡hostias! aquí va a haber sangre..." Y todo para hablar de los contadores de la luz. Y además, mal. La forma, la forma...

Me fui a la cama, leí algo del Ché en la Wiki y creo que me dormí. Desperté y vi algo de luz, pensé que ya estaba bien, miré el reloj y vi que no era ni la una, por lo que decidí intentarlo de nuevo a pesar de sentirme como si ya lo hubiera hecho suficientemente. Es raro, pero a veces uno está lo bastante bien hasta que mira el reloj: entonces se da cuenta de que no.

Cuando volví a abrir los ojos ya no era la luz de las farolas la que entraba por la ventana, pero con todo miré el reloj, las siete y media, adiós solsticio, ya era hora de levantarse. Por un momento pensé en dormir un poco más, y lo hubiera hecho de no recordar que tenía que hacer algunos recados ineludibles y tempraneros, así que arriba, coño, vivaspaña y tal...Y desayunando estaba cuando vino a mi cabeza el último sueño.

Estaba en el mausoleo de Lenin, abrí el ataúd y le vi, miré a otro lado y ya no estaba, sólo quedaba su traje, busqué en los bolsillos y saqué algunas monedas, eran de euro, "¡mira!" le dije a mi hermano pequeño. Casi se me va el plátano a los pulmones.

El banco estaba casi vacío, sólo el cajero que se parece al secretario traidor en aquella historia de Tintín, la de Vuelo a Sidney, y una mujer que estaba cambiándole chatarra, la llevaba muy ordenada en portamonedas de diferentes tamaños y colores, me he fijado bien, después he hecho mi ingreso y me he liado al pedirle la documentación de la declaración a Hacienda, en el último momento he dado en caer con lo que quería, aunque más ha sido cosa suya, "¿y no será...?" ya no me acuerdo pero eso era, estaba dándome la alergia, una buena excusa para no parecer tan gilipollas.

Estábamos terminando cuando ha salido el resto del personal del despacho de la directora, reunión de objetivos y tal, supongo, al estilo de esos chinos locos que siguen pegando tiros en la jungla de Vietnam, pero una de ellas...Joder, qué hija de puta...qué piernas, Señor, qué piernas...Me he ido mirándola, estaba de pie, junto a un compañero y un morito...

- "Pero qué hija de puta..." he dicho al pasar junto al último viejo de la cola.

- "Hola, buenos días, vengo a renovar el DNI..."
- "¿Tienes hora?"
- "Sí"
- "Por ese pasillo"

Ha salido uno que no era policía, al menos no iba vestido de policía.

- "¿Nombre?"
- "Kufisto de Pedro Horden"
- "Por esa puerta"

Había tres, dos cincuentonas y un chico joven, una de ellas estaba libre, enseguida me he dado cuenta que no íbamos a gustarnos.

- "Siete años caducao..." Ya está, los siete años, durante días he estado dándole vueltas, aunque tampoco tantas, ¿me multarán?
- "Sí, es que no me ha hecho falta hasta ahora...que también tengo que renovar el de conducir..."

He puesto el dedo índice de la mano derecha sobre el lector electrónico, como si fuera un bote de tomate frito, he pensado en lo bien que había estado al no equivocarme de dedo.

- "Ahora el índice de la mano izquierda"

Pero me he hecho un lío al rodarlo, no me salía, soy diestro, coño, mi cerebro está partido por la mitad y creo que sólo funciono con una de ellas.

Ha tenido que cogerme el dedo.

- "Estoy con la alergia..."

No ha habido respuesta.

Han salido mis datos en la pantalla. Esa ya no es mi casa. Al menos para el Estado.

- "Tengo otra dirección"
- "Podías habérmelo dicho antes"
- "No has preguntado"

Ya está. Empieza el show. "Ahora no me salva ni la alergia"

Pero no, ahí ha quedado la cosa.

- "Diez con cuarenta"

Uno de cincuenta.

- "No tengo cambio de eso"
- "¿Y qué hago?"
- "Ves a cambiarlo mientras termina el proceso"

¿Y donde voy a esta hora con uno de cincuenta? "Donde las dan, las toman, Kufisto...eso para cuando te lo hacen el bar y pasas como de comer mierda"

A la churrería de enfrente, una modernilla, una que no huele a churros.

- "Holaaaa, buenos días...una botella de agua, por favor..."
- "Grande o pequeña" ha dicho la panchita
- "Pequeña..."

Se ha ido a buscarla y he sacado el billete...qué vergüenza...

- "Dámela grande, mejor..."
- "¿Fría?"
- "Sí..."

Y ha tenido que liar la de Dios es Cristo y el Espíritu Santo para cobrarme...La alergia, tú ya sabes, mi amol...

De vuelta a la comisaria me han regresado el viejo DNI mutilado, el nuevo y un sobre cerrado con la firma electrónica que usaré como base del ratón hasta que me la tiren a la basura cuando vengan a limpiar la casa. Le he echado un rápido vistazo, ¿ese soy yo?, gasté los tres intentos en el fotomatón, en ninguno me gustaba. Pero es lo que hay. Y ya mejor así, sí...

- "¿Tienes los cuarenta céntimos?"
- "Creo que sí"

Y he metido mano en el bolsillo. Los tenía. Justos.

Y no eran rublos.

Tampoco esperaba otra cosa.

Estoy tan despierto como el sol que tapan esas nubes.

Pero no lo bastante.

lunes, 3 de junio de 2013

BANDERA PIRATA CONTRA BANDERA FALSA




Cuando Jesucristo vio a los mercaderes en el templo no se le ocurrió hablarles para reconducirlos como hizo con tantos otros, no... Ni dio media vuelta para retirarse en silencio y cabizbajo, no...Sacó el látigo y los echó a palos: ese es el único NO que entiende el dinero.

Acabo de pasarme a una compañía pirata de Intenné, voy a pagar menos de la mitad por lo mismo, pues tantas llamadas he hecho con el fijo como con un tam-tam: "esto fuera, esto fuera, esto fuera...y esto también" me decía uno de los chavales mientras me pasaba los trastos, cables y más cables, el teléfono incluido, "¡qué gusto, coño!", "jajaja" Son buenos chicos, clientes míos, están triunfando como la cocacola, he tenido que esperar dos semanas para que me atendieran, y eso haciéndome un favor.

- "¿Llamo ya para darme de baja?"
- "Sí, ya puedes" me han dicho viendo casi terminada su faena. Ni veinte minutos.

La inevitable panchita...

- "¿Holaaaa?"
- "Sí, hola, quiero darme de baja del ADSL y del fijo" 
- "¿Su nombre, por favooor?"

Identificación completa.

- "¿Y el motivooo?"
- "No tengo dinero"
- "La crisis, ¿no?"
- "Así es, hermosa"

Por un momento he pensado que ya estaba hecho.

- "Espere un momento, por favor, don Kufisto, que voy a pasarle con..."

Ya me extrañaba a mi.

No ha tardado ni cero coma en saltar un nacional, uno del terreno, que están aunque nunca sepas de ellos cuando tienes un problema de conexión, o con la factura, o con lo que sea.

- "¿Don Kufisto?..."

Y casi no me ha dejado decirle el motivo por el que estaba hablando con él, enseguida ha empezado a ofertarme esto y aquello, a englobar facturas, "de esta manera se ahorraría 240 euros anuales, don Kufisto", y va y me lo dice ahora, al irme, será cabrón.

- "No, mira, no puedo, no tengo dinero..."

Y don por acá y don por allá, y venga a darle vueltas a la peonza, a marear la perdiz, a la superllamada del minuto eterno...

Los chicos ya habían terminado su trabajo y estaban esperando a que formalizáramos el contrato, y por no hacerles esperar lo he rellenado al tiempo que el tío cansino insistía con sus ofertas, ya ni escuchaba, estaba empezando a ponerme de mala hostia, no me gusta discutir, "no discutas nunca, Kufistín" fue lo último que me dijo el abuelo sentado en la cama del hospital...Me conocía bien.

El caso es que estábamos en silencio, como si hiciéramos algo malo, y entonces el otro me ha dicho que esperara un momento, que iba a consultar no sé qué, quizá un bono de diez viajes gratis en El Conejo de la Suerte, pero ni aunque así hubiera sido: lo tenía decidido. Y además ya estaba hecho.

Y ha sido entonces, cuando parecía que nadie estaba al otro lado del teléfono, que le he dicho a uno de los chavales si este primer pago era en metálico o a través de la cuenta, todo en voz baja, tal que si estuviéramos preparando un ataque terrorista de esos que tan bien se le dan a los falsos banderos, pero nosotros no sabemos hacer las cosas...

- "¿Quién hay ahí?"
- "¿Qué?"

El muy joputa nos ha oído.

- "¿Están ofreciéndole...?"

Me cago en su puta madre

- "No...son unos amigos...estamos con otra historia..." no sé hacer las cosas. Y menos mentir.

En fin...que me ha vuelto a terquear, que si mi oferta tal y pascual, que era por mi bien...

- "¿Por mi bien? ¿Acaso eres mi madre?"
- "No, no, pero..."

Y venga, y otra vez, y ya hasta un poco chulo...

- "Oye, tío, no te me pongas flamenco que cojo el dos y voy mañana al banco para decir que no me pasen ni un sólo recibo vuestro...Así que no me toques los huevos que me borro hasta del móvil. Y he perdido la cuenta de los años que llevo con vosotros..."

Ha bajado un poco el pistón, pero seguía insistiendo

- "Por favor, don Kufisto, dígame de nuevo sus datos..."
- "¿Otra vez?"
- "Sí, es para..."
- "Mira, no...esto ya es un diálogo de besugos. Adiós"

Flipaban los chavales...todavía no conocían la otra cara de Kufisto, la que cualquiera se barrunta pero pocos ven.

Nos hemos reído, han recogido sus bártulos, nos hemos dado las manos y se han ido con un nuevo cliente y algo divertido para contar a sus amigos. Ya me imagino las miradas del próximo día que los vea por nuestro bar.

De joven sí, discutía de todo y con cualquiera, me gustaba llevar la contraria, pura pose en la mayoría de los casos, pero hace mucho tiempo de aquello, han pasado demasiadas cosas regulares y ya no tengo ganas ni tiempo para perderlo de esa manera, por lo que estaba un tanto tenso, aparte que el día ha resultado un poco extraño, demasiado, debería haber solucionado un papeleo y no he podido pasar ni la primera página, me faltaba toda la documentación, todo está caducado, y todo por el jodido coche y la conversación del otro día...¡Ah, qué feliz vive uno en la ignorancia! Mañana pagaré el impuesto de circulación, iré con él a pasar la ITV, después a comisaria a renovar el DNI (¡seis años caducado!) y después, si no hay novedad (que la habrá), a hacer lo mismo con el del coche de los cojones. ¡Pero qué ganas tengo de perderlo de vista!

Y por todo eso he roto mi rutina y he salido a pasear un rato la anochecida con la idea de relajarme un poco, pero no había abierto la puerta de mi bloque cuando por no toparme con un mamón he hecho como que hurgaba en el buzón de la propaganda, algo que nunca hago, y he sacado un par de panfletos. Ya no me acuerdo del primero, pero el segundo...

El segundo ha hecho que me volviera para casa a los quince minutos para escribiros esto.

En portada, un jamón, "De regalo, GRATIS, por asistir", y detrás la Invitación para asistir a un comeollas de esos que algunos charlatanes organizan en los hoteles. Nada dice de sus productos, nada...Y si digo nada, es nada. Sólo en el extremo superior izquierdo el logotipo de la Empresa, o lo que coño sea.

¿Un jamón? ¡NO! ¡¡¡Y UNA BOTELLA DE VINO!!! Tales días, a tales horas, en tal hotel, horario de mañana y tarde, reserve su hora para evitar colas y esperas, teléfonos de tal a tal hora...

ADEMÁS, SI TRAE 100 EUROS, SÓLO CON ENSEÑARLOS, SE ENTREGA UN REGALO SORPRESA

Me he quedado loco no...lo siguiente.

Esta promoción es para matrimonios, parejas y señores/as viudos/as entre 45 y 75 años. Entregamos el lote de regalos al portador/a de esta invitación que venga acompañada de su pareja o cónyuge, y a los/as...Aforo máximo/mínimo limitado por pase. Reservado derecho de admisión.

¿Como pueden permitir esto? Y aquello, y esotro, y lo de más allá...

Y seguro que están cubiertos, seguro que tienen una escapatoria, seguro que no podrás pillarlos en un renuncio...

Maldita sea la ley que lo permite y el sistema que los ampara.

Con el fantasma, fantasmón, de la libertad están echando a perder lo que tanto les costó ganar a quienes lucharon y murieron en el empeño.

No hay peor demonio que el dinero. Y este es quien hace funcionar su sistema.

Y la única manera de joderlo es la misma que hace dos mil años.

Por muchos apologetas que tengan comprados para decir que lo negro es blanco.

Y una polla.

SIN MIEDO Y SIN ESPERANZA


- "Eso es una burrada, Kufisto -dijo uno- Pagar 500 por un seguro a terceros teniendo el coche que tú tienes..."
- "¿500? -dijo otro- No jodas...¡Pero si pago yo 600 a todo riesgo y mi coche es más del doble que el tuyo!"
- "Ya -dije yo- Pero me pegué aquella hostia..."
- "Mira, ni lo sé ni quiero saberlo, pero da lo mismo, prueba con otra compañía"
- "¡Si lo hice!...es decir, me lo vio X..., el vendedor de la X..., la casa de mi coche, vamos...Me dijo lo mismo que vosotros, ¿estás tonto?, dame los papeles que te lo mire, anda...Y unos días después me dijo que siguiera como estaba, que no merecía la pena ese lío para ahorrarme treinta o cuarenta euros al año..."
- "Gorda tuvo que ser la hostia"
- "Más escandalosa que gorda, pero pudo ser bastante peor, te lo aseguro"
- "Ya me lo imagino...Pero es igual. Coges y pones el seguro a nombre de tu padre, por ejemplo, contigo como conductor habitual, y ya verás como no pagas ni la mitad..."
- "Sí, eso es verdad...Acabo de pagar este semestre, lo miraré...El otro día me di cuenta que tengo caducao el carné de conducir..."
- Pues si lo tienes caducao es como si fueras sin seguro"
- "¡No jodas!"
- "Sin joder. Como tengas un golpe la compañía ya tiene donde agarrarse para lavarse las manos"
- "Me cago en la putaaa..."
- "No estás tú mu puesto en el tema, no..."
- "¡PERO JODER! ¡SI UTILIZO EL COCHE PARA IR DE MI CASA AQUÍ Y DE AQUÍ A MI CASA! ¡Y UN PAR DE VECES AL MES PARA IR AL SUPERMERCAO, COÑO!"
- "Ya..."
- "Mierda de coche...en cuanto acabe de pagarlo lo llevaré a un compra-venta de esos"
- "¿Pero todavía no lo has pagao?"
- "No, lo financié a diez años, sin entrada, creo que me quedan un par de ellos, no sé..."
- "¿DIEZ AÑOS ESA MIERDA COCHE? ¿PERO TÚ ESTÁS LOCO?"
- "¡Y yo qué sé, coño...! Me lo tuve que comprar por la tía esa, no me fiaba del viejo para hacer tantos kilómetros, o no se fiaba ella, qué más da..."
- "O sea, que acabarás pagando uno y medio..."
- "Dos, contando con la hostia"
- "La madre que te parió..."
- "Desde luego...Oye, ¿te meten mano a la cuenta si no pagas el impuesto de circulación?"
- "Las dos, Kufisto, las dos...¿pero tú en que planeta vives?"
- "Joder...No sé, le oí decir a uno que no iba a pagarlo..."
- "Estará loco"
- "Sí, te lo dije yo...Y NO PIENSO PAGARLO, ¡¡¡QUE LES DEN POR CULO!!!"
- "Te darán a ti"
- "No sé como, no tengo ná en los bancos..."
- "Sí, vale, pero estás cobrando el paro..."
- "¡AY COMO SE LES OCURRA TOCARME ESO...! ¡¡¡LOS ABRASO!!! ¡a ver si tienen cojones!"
- "Ya sabes, Kufisto...A pagaaarrr"
- "No sé porqué os habré dicho ná"

Y he estado cuatro días conduciendo como una abuela.

Lo primero que he hecho al despertar esta mañana ha sido pillar el aviso del impuesto de circulación, el segundo, ya venía con el correspondiente recargo. He cogido la pasta necesaria y la he colocado encima, así no se me olvidaría: ciertas cosas, para algunos, delante de las narices.

Me he duchado y he preparado el desayuno, desayuno que he comido donde siempre, aunque hoy con la compañía de los billetes, el gato se ha puesto a olerlos y rascarlos, le encanta oler y rascar, anoche estuvo haciendo lo mismo con un viejo tomo polvoriento de Mortadelo y Filemón que había dejado sobre la mesa, prefiere lo que huele a algo a lo que no, como yo, en eso somos iguales, la verdad es que lo somos en bastantes cosas, pero yo estaba antes, así que lo habrá aprendido de mi, digo yo, tu mascota como una proyección tuya. Recuerdo que al principio me dio igual su desapego, era como si estuviera a disgusto, como si se acordara de donde lo habían sacado, o puede que viniera así de serie, yo qué sé...Tampoco hice mucho esfuerzo por cambiarlo, tiene mucho pelo y te quedas con una parte al cogerlo, que tratándose de ajenos basta con uno para que sea buena; así que no, tampoco en esto me ha pasado como en los anuncios, en esos que los abrazan contra su pecho o se los restriegan por la cara...Joder, si yo hiciera eso tendría que ducharme y cambiarme de ropa. Y eso en el caso de que no me arañara las tetas o me arrancara los ojos.

Bien pensado, también yo fui así. No me gustaba que me besuquearan, o que me atosigaran con sus caricias o  abrazos, es más, las mandaba a la mierda: a mi me gustaba estar tranquilo, a mi aire. Todo lo contrario que mi hermano, siempre buscaba a alguien que le rascara, "ráscame...", "no", y entonces se iba con madre o con alguna de nuestras tías y le rascaban y le acariciaban. A veces, muy pocas, no había nadie y entonces me lo decía tantas veces, se ponía tan cansino, que tenía que hacerlo para que me dejara en paz y pudiera seguir leyendo a Julio Verne: con una mano le rascaba la espalda como si fuera el Libro Gordo de Petete y con la otra sostenía Viaje al centro de la Tierra. "Menos fuerte, Kufisto...un poco más abajo...a la izquierda...¡sí, ahí!...un poco más fuerte..."

- "¿Te rasco yo ahora?"
- "No"
- "¿No quieres?"
- "¡Que nooo! ¡déjame en paz!"

Ahora está casado y es padre de dos niñas. Yo no y tengo un gato y una periquita.

Durante el último mes estoy llevando una vida que se acerca bastante a mi ideal, es decir, tranquila, a mi aire, que si resultaría asfixiante para la mayoría es tan puro como el de la buena montaña para mi.

Me levanto y me acuesto temprano, duermo tanto como ya no me acordaba, profundamente, apenas recuerdo ningún sueño, puede que haya dejado de soñar, sí...Eso es bueno.

No he dejado de beber pero lo tengo controlado, y eso que no han faltado oportunidades para recaer sobre la misma piedra, sin ir más lejos durante la tarde de este sábado, pero no hace falta ser agua o viento para moldearla a tu gusto: basta con no intentarlo más.

Empecé de chico a mal beber y mal todo lo demás porque me ayudaba a ser aceptado por los otros, por quienes no siendo como yo parecían pasarlo mejor. Yo no sabía que nada lo es si necesitas dejas de ser tú para conseguirlo.

Ahora lo sé por experiencia propia, que no hay Aristóteles que valga la uña de ese pie.

Cumpliré su ley para que me dejen en paz. Ya no me importa si tienen o no la razón: no vine aquí para cambiar nada ni a nadie.

Y menos a mi.

Y si algo me pica más de la cuenta...

Para eso se inventó el dinero.